El consumo de marihuana alcanzó un máximo histórico en marzo mientras las medidas de aislamiento se extendían por todo Estados Unidos, dando a las personas más tiempo libre con menos cosas para hacer.

Una encuesta realizada en marzo por Cowen & Co. a 2.500 consumidores concluyó que 33% había probado el cannabis en algún momento de sus vidas, también un récord. Durante el último mes, 12,8% de los encuestados dijo que había consumido marihuana, por encima del promedio de 12,5% de 2019.

Las ventas se dispararon a mediados de marzo cuando la gente se apresuró a abastecerse antes de posibles cierres de dispensarios, señaló Cowen, utilizando datos de la firma de análisis de cannabis Headset Inc.

El crecimiento semanal de las ventas alcanzó un máximo de 64% en la semana que terminó el 16 de marzo, la tasa de crecimiento más alta desde al menos el comienzo de 2019.

Sin embargo, las ventas se desaceleraron durante las últimas dos semanas del mes a cerca de 5% a 9%. Esto puede estar relacionado con un “deterioro más pronunciado en la seguridad laboral de los consumidores de cannabis en el último mes en relación con la población en general”, según analistas encabezados por Vivien Azer.

La encuesta concluyó que el porcentaje de consumidores de cannabis que trabajaban a tiempo completo disminuyó en 290 puntos básicos a 42,4% entre febrero y marzo, una disminución mayor que la población general.