Las medidas fiscales y monetarias que se aplicaron de forma coordinada entre el gobierno federal y el banco central, “no fueron improvisadas”, aseguró el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens.

Dicho actuar simplemente representa el uso de los instrumentos de estabilización que tienen las autoridades financieras a su disposición, y que “hablando por el Banco de México, no dudaremos en volverlos a usar en caso de que sea necesario”, aseguró. ç “La estrategia coordinada de las autoridades financieras del país tomó por sorpresa a algunos participantes, esto no debería de haber sido el caso. Las medidas adoptadas no fueron improvisadas, sino resultado de un meticuloso procesos de análisis entre la Secretaría de Hacienda y el Banco de México”, aseveró.

Durante la inauguración de la 79 Convención Bancaria, el banquero central anunció que el Sistema de Pago Interbancario de Dólares (SPID), desarrollado por el Banxico, entrará en operación a partir de abril próximo.

Detalló que el SPID surge de la importancia que adquirieron las transacciones denominadas en dólares en el país, como consecuencia, en parte, de la mayor integración de México en la economía global, pues una fracción de la transacción en varias cadenas de producción se denominan en dólares, incluso cuando las actividades ocurren dentro del territorio nacional.

Notimex