Acapulco, Guerrero.- El síndico del municipio de Acapulco, Javier Solorio Almazán afirmó que no hay indicaciones para que se cierren los mercados del municipio como medida para evitar la propagación del virus: “los mercados no deben cerrar” porque son actividades esenciales”, afirmó.

“Los mercados deben guardar todas las medidas sanitarias, pero yo creo que no deben cerrar, no hay un indicación para que cierren, ahí es donde se mueve la economía de las clases populares”, explicó.

Despensas sin transparencia

Con respecto a la entrega de despensas que realiza la presidente municipal y su equipo sin informar ni tomar en cuenta al cuerpo de ediles, confirmó que la alcaldesa Adela Román no les ha informado nada sobre la logística y las acciones que realiza.

Expresó que se enteró que una parte de esas despensas las pone el gobierno estatal. A pregunta expresa, consideró que esas 50 mil despensas no pudieron costar más de dos millones de pesos. “Nadie puede hacer negocio en este momento”. Una despensa bien armada vale como cien pesos”, aseveró.

Javier Solorio también dijo que los ediles desconocen de dónde se obtuvieron los recursos para comprar las despensas, pues no les han informado nada.

(Como ha sido una práctica histórica, los regidores de Acapulco vuelven a ser un cero a la izquierda en esta y otras crisis, pues no hacen valer su autoridad exigiendo los informes correspondientes, primero porque no les interesan los problemas de los ciudadanos, y segundo, porque sólo están por el sueldo y el dinero que reciben para gestiones y apoyos de la gente, que en total suman unos 140 mil pesos mensuales, y un aguinaldo de 260 mil pesos, aun así, ninguno quiso aportar para un fondo solidario en favor de ciudadanos. Nota de la redacción).

Por su parte, el síndico afirmó que la entrega de 50 mil despensas es insuficiente para las necesidades de Acapulco, pues comentó que hay más de 200 mil familias en situación vulnerable.

Sumado a la insuficiencia, las despensas se reparten sin método, ni planeación, pues apenas esta semana, un líder de pescadores fue asaltado por criminales quienes les quitaron 150 despensas que tenía en su poder.

El síndico llamó a no permitir que personas ajenas al gobierno municipal pretendan usar las despensas con intención electorera, pues se enteraron que familiares de funcionarios del DIF, ajenos al municipio, reparten despensas, incluso la propia alcaldesa.

Presupuesto a destiempo

Afirmó que si bien le manifiestan todo el apoyo a la presidente, también es cierto que el presupuesto de egresos les fue entregado con meses de retraso, pues apenas ayer se los enviaron con la indicación de que lo aprueben de inmediato.

En su tradicional conferencia de los miércoles, esta vez como transmisión por internet, el síndico expresó que la emergencia del coronavirus debe modificar la forma en que se planea el presupuesto de Acapulco.

Manifestó que esta crisis va a significar un reacomodo de la economía a nivel mundial, una redistribución de las economías, y no puede ser de otra manera en Acapulco donde según datos del Consejo Nacional de Evaluación más de la mitad de los acapulqueños viven en condiciones de extrema pobreza.

Reiteró que el anteproyecto de presupuesto apenas les fue entregado ayer, a pesar que desde octubre del año pasado pidieron un anteproyecto. Expresó que tiene que ser un presupuesto transparente, eficiente y apegado a esta nueva realidad de la pandemia, un presupuesto donde todo el apoyo sea directo para los ciudadanos.

“Estamos comprometidos, obligados hacer el mejor presupuesto de egresos de la historia de Acapulco, obligados a estar a la altura de las circunstancias”.

Señaló que más que una crisis de salud, lo que se percibe en Acapulco es una crisis económica, social, y hasta podría derivar en  una crisis psicológico.

Dijo que tentativamente existe una propuesta de 50 millones destinados para la pandemia, pero que se puede autorizar un gasto mayor.

No obstante, adelantó que como medida solidaria debe haber una disminución de sueldos, empezando por la presidenta municipal y sus secretarios.

“Debe haber esta reducción y debe quedar establecido en el presupuesto”. Y tampoco debe existir más la figura de gastos a comprobar por parte de secretarios porque eso es un generador de corrupción.

El síndico Javier Solorio también fue enfático en advertir que no debe haber despidos en el gobierno municipal.

Reconoció que la nómina está cargada, “pero ahorita sería inhumano hacer recorte de nómina porque se afectaría a las familias. “Mas ahorita que se les está pidiendo que se queden en casa”, finalizó.