México.- En la Ciudad de México, siete de cada 10 papás y abuelos consideran que es mejor usar los golpes como herramienta para educar a los pequeños. En contraste el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef), considera que actuar así “es una grave violación a los derechos de los niños y tiene consecuencias emocionales graves para el menor”.

En un estudio realizado por el DIF de la Ciudad de México se reveló que 74 por ciento de los padres educa a través de los golpes.

Al respecto, la directora general del Sistema DIF capitalino, Esthela Damián Peralta, alertó acerca de que ese método de crianza propicia que los niños vivan en un entorno de violencia.

En ese sentido, la Guía sobre pautas de crianza para niñas y niños, de Unicef, expone que “si actuamos con violencia, así responderán los niños, y el menor aprenderá que así se resuelven los conflictos”.

Y plantea que “la única aparente ‘ventaja’ de utilizar métodos violentos para que el niño nos haga caso —como pegarle, tirarle del pelo o las orejas, gritarle, insultarlo, asustarlo o amenazarlo— es que se consigue obediencia inmediata… pero el resultado es sólo de corto plazo y siempre con consecuencias emocionales muy negativas para los niños”, señala Unicef en su guía.

La razón es porque cuando un padre o madre le pega a su hijo, el pequeño está siendo “agredido por alguien a quien ama, y eso produce fuertes y complejas emociones, tales como miedo, tristeza, resentimiento, rabia, impotencia y desamparo”, explica el documento.

La alternativa que propone Unicef es enseñar a través del diálogo, establecer límites claros de lo que se puede y lo que no se puede hacer y explicarles por qué hay cosas que no se deben hacer, para que desde pequeños vayan formando su propio criterio.

En entrevista con Excélsior, Damián Peralta expresó “no podemos seguir como estamos, porque entonces lo que estamos formando es una sociedad violenta, porque a tus hijos los educas a partir de los golpes”.

Los golpes no son un instrumento o una herramienta para educar, porque lo que estás transmitiendo es simplemente el uso de la fuerza, en donde además como adulto tienes todas las de ganar”, criticó.

Asimismo, el análisis del DIF también reveló que los papás abusan del uso del celular y tabletas así como del permiso que le dan a los niños para que se entretengan con ellos, descuidando la interacción con sus pequeños

En ese sentido, Damián Peralta expresó que han empezado a difundir una campaña en el transporte público denominada Un metro más cerca de mis derechos, cuyo objetivo es que los papás se sensibilicen y hagan a un lado el teléfono celular cuando están con los niños para escucharlos o disfrutar un cuento juntos y a dedicarles tiempo de calidad “porque los hijos necesitan amor, cariño, cuidado y atención”.