México.- La COFEPRIS recientemente sancionó al laboratorio mexicano Pisa por problemas de calidad en las partidas de un oncológico. Fue por eso que se registraron ciertos faltantes de stock que el Estado suplió a través de la compra al generista Mylan.

La falta temporal de medicamentos se ha transformado en un hecho recurrente que se registra en los distintos mercados y que responde a razones de diferente índole.

Ahora por caso, en México saltó a la agenda pública el desabastecimiento del metotrexato, una droga oncológica que es adquirida por el Estado.

La misma era fabricada y comercializada por el laboratorio mexicano Pisa bajo la marca Tratoben. Aunque, hace unos meses la empresa fue sancionada por la COFEPRIS y se vio obligada a frenar sus líneas productivas por problemas de calidad, lo que provocó una falta de stock en el canal hospitalario.

Frente a esto, el Estado mexicano -por medio de la coordinación de la Secretaría de Marina, la Secretaría de Salud y la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México- realizó la compra de 38.2 mil partidas del inyectable al generista Mylan. Las mismas y según lo especificaron la semana pasada, ya ingresaron al país presidido por Andrés López Obrador.

Mientras tanto, en la Argentina coexisten varias marcas basadas en metotrexato. Son, por caso, Trixate, de Rontag; Ervemin, de la israelí Teva; Artrait, de TRB Pharma; así como las versiones que llevan la firma de las nacionales Microsules y Tuteur; y de la latina Biotoscana.