Ciudad de México.-Hanna Jaff, quien nació en Estados Unidos y creció en Tijuana, Baja California, pronto será parte de la familia real británica; así lo dio a conocer mediante su cuenta de Instagram, donde mostró una foto del momento en que su novio, Henry Roper- Curzon, le pide matrimonio en medio de un paisaje de nieve.

Henry Roper- Curzon es descendiente real del rey Carlos II de Inglaterra, y su familia ha tenido un impacto significativo en la economía y la política en el Reino Unido.

Hanna Jaff dio a conocer que la boda se habría llevado a cabo en estas fechas, sin embargo, la pandemia de coronavirus obligó a la familia real a posponer la celebración de esta unión y los mantiene distanciados debido a la cuarentena.

El compromiso, adquirido por esta pareja en enero de este año, será consumado a finales del 2020.

¿Quién es Hanna Jaff?

Hanna Jazmin Jaff Bosdet nació y creció en San Diego el 4 de noviembre de 1986, pero pasó la mayor parte de su infancia en Tijuana, en el hogar de su familia materna.

Es una personalidad de la televisión, política, filántropa, conferencista, activista de los derechos humanos y autora estadounidense de origen kurdo-mexicano.

Tiene una maestría en artes, una licenciatura en psicología y menores en ciencias políticas y justicia penal.

Estudió en:

La Universidad Nacional (California) en San Diego
En la Universidad de Harvard, en Boston
En la Universidad de Columbia, en Nueva York
En el Tecnológico de Monterrey, en el Campus Monterrey
En la Universidad La Sorbonne de París

En marzo de 2014, el Claustro Doctoral en México le otorgó un doctorado Honoris Causa por su labor humanitaria.

Actualmente forma parte del club Ex-Alumni de Harvard en México, como miembro activo del Consejo Alumni.

Hanna es la fundadora de la Fundación Jaff por la Educación, una organización sin fines de lucro, creada el 4 de junio de 2013.

La fundación ha realizado más de 180 eventos de caridad en todo el mundo, beneficiando a más de 120 mil personas.

Su misión es enseñar inglés a los inmigrantes, refugiados y los menos afortunados; lanzar campañas de no discriminación y enfocar su atención en la paz y la educación mundial.

Hoy la fundación se encuentra en 18 estados de la república mexicana y cuenta con más de siete mil voluntarios activos.