México. Notimex.- La odisea de la ciudadana mexicana Ana Marilú Reyna Castillo, de 40 años de edad, no se refiere únicamente a la grave acusación de pertenecer a una célula terrorista del Estado Islámico (EI) en España.

Además, cuando a mediados de 2018 quedó en libertad, tras un año en la prisión de Mujeres de la ciudad de Ávila, se enteró de que el gobierno español le había abierto un expediente para revocar la concesión de la nacionalidad española.

Los argumentos del Estado español para ello se basaban en la condena por enaltecimiento del terrorismo que recayó en la ciudadana mexicana.

Sin embargo, la sentencia fue anulada por el Tribunal Supremo, que ordenó que se repitiera el juicio para Reyna y su esposo, el hispano-marroquí Aziz Zaghanane, por considerar que no tuvieron un proceso justo.

Marilú Reyna tuvo que iniciar un pleito para frenar los planes del Ministerio de Justicia español respecto a su doble nacionalidad. Y lo acaba de ganar, según informó su abogado, el español Jacabo Teijelo, a Notimex.

La victoria coincide con la celebración estos días del segundo juicio al que se enfrentan Reyna y Zaghanane para demostrar su inocencia.

Ambos están acusados de dirigir una célula terrorista del autodenominado Estado Islámico para captar adeptos en Madrid, en concreto en Pinto, la localidad de las inmediaciones donde la pareja reside.