México.- Son 23 residentes mexicanos que viajaban en el Crucero Costa Favolosa, y que desde hace una semana están varados en el Caribe sin poder regresar a México, entre ellos, cuatro adultos mayores, debido a las medidas sanitarias impuestas por COVID-19 en las islas y archipiélagos que forman parte de Francia e Inglaterra.

El itinerario del crucero de este grupo de mexicanos era del lunes 9 al 16 de marzo, saliendo y regresando al Puerto La Romana en República Dominicana. En esa semana de viaje visitarían: Isla Catalina, de República Dominicana, Tórtola, de las Islas Vírgenes Británicas y las islas y archipiélagos franceses: San Martín, Martinica y Guadalupe.

Casi a la mitad de su recorrido, el jueves 12 de marzo, al llegar a la Isla de San Martín, recibieron la noticia de que las autoridades del puerto habían negado el acceso al barco para que los turistas pudieran pisar tierra.

Así que, durante cuatro días, el crucero estuvo navegando por el Caribe, intentando que algún puerto les permitiera desembarcar, pero tampoco pudieron hacerlo en la Isla de Martinica.

La única isla que les dio el acceso fue la de Guadalupe, que pertenece a Francia.

El grupo de 23 mexicanos residen en las ciudades de Guadalajara, Puebla, Tampico y Ciudad de México. Lo que más preocupa a los turistas es que cada vez se van cerrando más fronteras.

Durante esta semana, han intentado por todos los medios (redes sociales, WhatsApp, correo electrónico) ponerse en contacto con la Cancillería mexicana, para pedir ayuda, sin ningún éxito.

Ayer a la medianoche, la naviera Costa Favolosa contactó al grupo de mexicanos para comunicarles que había conseguido un vuelo chárter con escala en Buenos Aires. Desde la capital argentina, hoy estarían intentando regresar a nuestro país.