Una vasta red global de empresas en paraísos fiscales y sociedades ficticias permitió a personalidades políticas de todo el mundo, entre ellas mexicanas, evadir impuestos, ocultar fortunas y evitar sanciones económicas, reveló una investigación periodística.

Millones de documentos de la firma legal panameña Mossack Fonseca, dados a conocer por el diario alemán Suddeutsche Zeitung y el Consorcio Internacional de Periodismo Investigativo (ICIJ), implican a 72 jefes y exjefes de Estado, políticos, empresarios y deportistas.

Los mexicanos que de acuerdo con la investigación están involucrados son los empresarios Ricardo Salinas Pliego, presidente de TV Azteca; Juan Armando Hinojosa Cantú, dueño de Grupo Higa; Ramiro Garza Cantú, dueño de Grupo R; Armando Yáñez Osuna, dueño de Oceanografía; Alfonso de Angoitia Moreno, vicepresidente ejecutivo de Televisa; Emilio Lozoya Autin, ex director de Pemex; Omar Yúnez Márquez hijo del candidato del PAN al gobierno de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares.

Según el ICIJ, los documentos contienen detalles desconocidos sobre casos como el actual escándalo de corrupción en Brasil y las acusaciones de soborno en el directorio de la Federación Internacional de Futbol Asociado (FIFA).

El diario explicó que una fuente anónima contactó a sus reporteros hace más de un año y les entregó archivos electrónicos que comprenden los últimos 40 años de operaciones de Mossack Fonseca.

Se trata de 11.5 millones de archivos de la firma legal, incluidos 4.8 millones de correos electrónicos y 4.8 millones de documentos, precisó.

El volumen de estos expedientes supera por mucho el de los documentos sobre el programa de espionaje electrónico de Estados Unidos filtrado por el portal WikiLeaks.

Tanto el rotativo como el ICIJ colaboraron con más de 100 organizaciones y periodistas de 80 países del mundo para revisar el vasto archivo de documentos sobre las personalidades involucradas.

Los alcances de la investigación se extendieron a diversos países como Rusia, Islandia, Gran Bretaña, Arabia Saudita, China, Egipto, Ucrania y Siria, entre otros.

El ICIJ precisó que aunque el establecimiento de empresas en paraísos fiscales no constituye un acto ilegal, los documentos, conocidos ahora como los “papeles de Panamá” revelaron que el propósito principal en la mayoría de los casos fue ocultar la verdadera identidad de sus propietarios.

Con información de Notimex