México, Notimex.-Los diestros mexicanos Sergio Flores y Joselito Adame se repartieron el triunfo en la corrida a beneficio de los damnificados por los pasados sismos en la Plaza México, tras cortar dos orejas cada uno.

Flores y Adame alternaron en este festejo con los diestros españoles Pablo Hermoso de Mendoza a caballo, José Tomás, Julián López "El Juli" y José María Manzanares, y con los mexicanos Octavio García "El Payo" y Luis David Adame.

Se lidiaron toros de las ganaderías de La Joya, Santa María de Xalpa, Jaral de Peñas, Fernando de la Mora, Montecristo, Villar del Águila, Xajay y Villa Carmela, todos con un juego y una presencia bastante aceptable en general. Abrió la tarde el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza con una discreta monta, ante un burel de poco juego y emotividad, de ahí que el público se mostró inconforme. Luego de batallar con el acero se retiró con algunas palmas.

El mexicano Joselito Adame logró un trasteo emotivo y bien llevado, ante un toro de buen juego que le permitió todas las libertades. Luego de cumplir con orden y temple, despachó con un espadazo para cortar las dos orejas.

El madrileño José Tomás logró una faena muy medida, templada y ajustada ante un toro noble que lo dejó lucir. Luego de cumplir con su labor remató con un estoconazo para cortar una merecida oreja. Octavio García "El Payo" y Julián López "El Juli" poco pudieron hacer ante sus rivales, los cuales resultaron cortos y escasos de juego, de ahí que ambos se fueron al final de sus labores con silencio. Sergio Flores volvió a destacar en La México con otro trasteo templado, valiente y lucido, el cual combinó y remató mejor.

Despachó a su noble rival con un espadazo y se llevó las dos orejas. José María Manzanares también tuvo la suerte de lidiar a un toro noble y de gran juego, al que supo llevar con temple y mucha técnica, en un trasteo bien ejecutado.

Remató mejor con el acero y cortó una oreja. Luis David Adame estuvo valiente y voluntarioso, sin embargo su rival vino a menos conforme pasó la lidia, de ahí que sus intentos pasaron desapercibidos para concluir con silencio.