#Sociedad

Mexicanos trabajan más de 2 mil horas al año, más que en otros países

En Alemania el promedio de horas trabajadas al año por los empleados es de 1,363; en México, en promedio, cada trabajador destina 2,255 horas anuales, cifra más alta de las economías de la OCDE.

Por Redacción, 2019-08-25 16:20

México.-Los mexicanos son los que trabajan más horas, de acuerdo con nuevos datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), cuyos 35 miembros incluyen gran parte del mundo desarrollado y algunas naciones en vías de desarrollo.

La información, compartida por World Economic Forum, señala que el mexicano promedio invierte 2 mil 255 horas en el trabajo por año, el equivalente a cerca de 43 horas por semana.

En Europa, los griegos son los que más trabajan, con un promedio de 2 mil 035 horas anuales.

En el otro extremo del espectro, los alemanes son los que laboran menos, con solo mil 363 horas por año en promedio. Eso es 892 horas menos de lo que trabajan los mexicanos.

Distintas culturas de trabajo

World Economic Forum explicó que las diferentes actitudes culturales y los factores socioeconómicos juegan un papel clave en la cantidad de horas que los empleadores esperan de los trabajadores.

En México, los temores sobre el desempleo, junto con leyes laborales laxas, se traducen en que la semana laboral máxima de 48 horas rara vez se aplica.

En el tercer puesto de los que trabajan más horas está Corea del Sur; las jornadas de trabajo más largas han sido parte de una medida para impulsar el crecimiento económico.

Pero a raíz de las preocupaciones sobre los problemas sociales, incluida una baja tasa de natalidad y la disminución de la productividad, el presidente Moon Jae-in ha liderado un esfuerzo para reducir las horas de trabajo del país y dar a los trabajadores el “derecho al descanso”.

A pesar de tener hasta un término para describir la muerte por exceso de trabajo (karoshi), el trabajador japonés promedio hace mil 713 horas por año, por debajo del promedio de la OCDE.

Esto podría ser una sorpresa a la luz de la reputación del país de tener una cultura adicta al trabajo, lo que ha llevado a instar al gobierno a imponer un límite de horas extras.

Menos horas, más productivo

A pesar de ser el país miembro de la OCDE donde se pasan menos horas en el trabajo, Alemania, logra mantener altos niveles de productividad. De hecho, el trabajador alemán promedio es un 27 por ciento más productivo que su homólogo británico.

Los holandeses, los franceses y los daneses también trabajan menos de mil 500 horas por año en promedio. Solo el 2 por ciento de los empleados daneses, que disfrutan del mejor equilibrio entre la vida laboral y personal en el mundo, realizan largas horas en comparación con el promedio de la OCDE del 13 por ciento.

#Sociedad

Sepsis, enfermedad que mata a 4 mil mexicanos al año

Sin importar cuán saludable sea un individuo o el estilo de vida, indicó, la sepsis afecta a todos los grupos de edad en todos los lugares del mundo.

Por Redacción, 2019-09-12 10:41

México, Notimex.-La sepsis, mejor conocida como envenenamiento de la sangre, es una de las 20 principales causas de mortalidad en adultos y niños mexicanos.

Cada año hay tres mil 805 muertes por esa causa, de acuerdo con datos de 2015 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

A pesar de los avances en la medicina moderna como vacunas, antibióticos y cuidados intensivos, la sepsis se mantiene como la causa principal de muerte por infección a nivel mundial.

Se estima que cada tres o cuatro segundos una persona pierde la vida por esta complicación.

Esta enfermedad obedece a un reacción anómala que el cuerpo humano presenta ante una infección provocada por bacterias u otros microorganismos, lo cual daña gravemente tejidos y órganos del sistema inmunológico hasta poner en peligro la vida de las personas, explicó Juan Pablo Solís, vicepresidente y gerente de Becton Dickinson (BD) para México, Centroamérica y Caribe.

Sin importar cuán saludable sea un individuo o el estilo de vida, indicó, la sepsis afecta a todos los grupos de edad en todos los lugares del mundo.

Pero los neonatos, embarazadas, adultos mayores, personas sin bazo, pacientes hospitalizados y quienes padecen alguna enfermedad crónica -diabetes, enfermedades renales y hepáticas, sistema inmunológico débil, leucemia o Sida- son los grupos con mayor riesgo.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) estima que 31 millones de personas sufren un episodio de sepsis cada año y, de ellas, seis millones fallecen a causa de la sepsis avanzada.

En el Día Mundial de la Sepsis, a conmemorarse mañana viernes, llamó a fomentar mejores prácticas médicas que garanticen un diagnóstico oportuno y al uso de sistemas de identificación precoz y tratamiento de emergencia estandarizado para disminuir la mortalidad mundial por esta condición infecciosa

Solís sostuvo que esas medidas permitirán mejorar la asistencia sanitaria, aumentar las eficiencias y reducir los costos de servicios de salud en México.

Apuntó que la sepsis es ante todo una emergencia sanitaria y requiere un tratamiento oportuno e inmediato, empero, el costo humano es inconmensurable.

En Estados Unidos, añadió, la Agencia de Investigación y Calidad de Salud (AHRQ) colocó a esa enfermedad como la condición superior a 20 billones de dólares en hospitales y aumenta 11.9 por ciento cada año.

#Sociedad

Día Mundial del Suicidio: 2da causa de muerte entre jóvenes mexicanos

En 2017, el suicidio ocupó el lugar número 22 de las principales causas de muerte para la población total, y en la población de 15 a 29 años, es la segunda causa de muerte.

Por Redacción, 2019-09-10 11:31

México, (Notimex).– Las estadísticas de mortalidad en México reportaron que del total de fallecimientos en 2017, seis mil 494 fueron por lesiones autoinfligidas, lo que constituye 0.9 por ciento del total, con lo que la tasa de suicidios se ubicó en 5.2 por cada 100 mil habitantes, informó el instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

En el marco del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, que se celebra este 10 de septiembre, precisó que la población de 20 a 24 años ocupa la tasa más alta de suicidio con 9.3 por cada 100 mil jóvenes entre estas edades, y destaca el riesgo en los hombres de este grupo con una tasa de 15.1 por cada 100 mil.

De ahí que, en 2017, el suicidio ocupó el lugar número 22 de las principales causas de muerte para la población total, y en la población de 15 a 29 años, es la segunda causa de muerte.

El organismo resaltó que desde 2010 hasta 2013 se observó una tendencia ascendente en la tasa de suicidios, pero de 2014 a 2017 se ha mantenido estable.

Destacó que, de acuerdo con algunos autores, el suicidio, considerado un problema de salud pública, no solo tiene causas personales, sino que obedece también a factores socioculturales que influyen en la conducta de las personas.

Por ello, los esfuerzos en el tema están dirigidos a identificar personas en riesgo y a mejorar la salud mental de la población, como ha quedado establecido en el Programa de acción para superar la brecha en salud mental, de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2008.

El Instituto subrayó que por entidad federativa se observa que Chihuahua tiene la tasa más alta de suicidios con 10.7 por cada 100 mil habitantes; le siguen Aguascalientes y Sonora con 10.1 y 9.1, respectivamente; en tanto, las entidades con la tasa más baja de suicidio son Guerrero, con 1.9 por ciento, Veracruz, con 2.6 por ciento, y Oaxaca, con 3.1 por ciento.

Respecto al sexo de las personas fallecidas por suicidio, la tendencia es más pronunciada en los hombres que en las mujeres; así, para ellos, la tasa de suicidio en 2017 fue de 8.7 por cada 100 mil hombres; en tanto que, para ellas, de 1.9 por cada 100 mil mujeres.

De acuerdo con la edad de los fallecidos, a partir del grupo de 15 a 19 años hasta el grupo de 50 a 54 años, las tasas de suicidio superan el dato nacional; de ellos, los jóvenes de 20 a 24 años ocupan la tasa más alta con 9.3 por cada 100 mil jóvenes entre estas edades.

Por sexo y grupo de edad, en el caso de las mujeres, el grupo de 15 a 19 años presenta la tasa de suicidio más alta con 4.0 suicidios por cada 100 mil mujeres; en los hombres, sobresale el grupo de 20 a 24 años con una tasa de 15.1 suicidios por cada 100 mil jóvenes de esas edades.

Ello, subrayó el INEGI, muestra que los jóvenes son quienes están más vulnerables a tener un comportamiento suicida.

«Hay quienes indican que esto se debe a que hay características biológicas, psicológicas y sociales muy específicas que experimentan los adolescentes y jóvenes que los llevan a padecer mayores dificultades emocionales».

Respecto al nivel de escolaridad de las personas fallecidas por suicidio, 33.2 por ciento tenían secundaria completa o algún grado cursado en este nivel; 30.2 por ciento, primaria, con algún grado o completa.

A nivel nacional, la gran mayoría de los suicidios ocurren en viviendas particulares, con 76.3 por ciento y el método empleado más utilizado es el ahorcamiento, estrangulamiento o sofocación: ocho de cada 10 suicidios, es decir, 80.3 por ciento se dan de esta Forma.

#Sociedad

Mexicanos padecen hemofilia y aún no lo saben

El 45 por ciento de los más de seis mil pacientes con hemofilia son niños, por lo que es necesario que en el cuadro básico se incluyan los medicamentos para atenderlos.

Por Redacción, 2019-09-06 13:19

México, (Notimex).- En el país hay un subregistro de pacientes con hemofilia, lo que significa que hay mexicanos que padecen esta enfermedad y no lo saben, informó Jaime García Chávez, jefe de la Clínica de Hemofilia del Centro Médico Nacional IMSS La Raza.

“Seis mil 22 pacientes están registrados ahorita, creemos que hay un subregistro porque deberíamos tener nueve mil”, lo cual puede deberse a que en las zonas marginadas donde hay población sin acceso a servicio médico o a seguridad social no se someten a los estudios para la detección del padecimiento.

“Hoy por la mañana me hablan de un paciente que trasladaron de Lomas Verdes porque estaba sangre y sangre después de una cirugía y lo mandaron a La Raza y le encontramos que es hemofílico, tiene 40 años y no sabía que es hemofílico. Esos pacientes que no están registrados probablemente son leves y entonces no sangran tanto como el grave y pasan desapercibidos”, detalló el especialista.

Refirió que no está fundamentada la idea que se tenía antiguamente en cuanto a que esta enfermedad era privativa de la nobleza, “fue más fama en esa época, le puede dar a cualquier plebeyo, esa enfermedad hasta los animales mamíferos la tienen”, abundó.

“La enfermedad en este momento no es curable, es manejable, la curación es la terapia génica que todavía no está a la venta, pero sí se pretende comercializarla. La terapia génica no ha podido cuajar, no es fácil meter un gen, es complicadísimo”.

El galeno explicó que insertar un gen en un individuo con hemofilia requiere introducirlo en un virus, luego tienen que multiplicarlo, posteriormente infectan a la persona para que la partícula se reproduzca y llegue a su hígado.

Mencionó que esa solución sería definitiva para que el paciente deje de ser hemofílico, pero esto aún está en proceso porque es costoso y aún no figura en el mercado todavía y debido a que se corre el riesgo de no sólo introducir el gen contra la hemofilia sino que podría llevar el riesgo de que un gen con cáncer también sea inoculado al paciente.

“En unos tres años tal vez podríamos tener la curación. Actualmente en el Centro México se atienden a aproximadamente 400 pacientes, de los cuales sólo 12 son mujeres y el bajo índice de pacientes femeninas radica en que la mujer tiene dos cromosomas X, sería muy mala suerte que tuviera los dos infectados.

“Generalmente tiene uno y el otro está sano y con eso puede vivir. el varón tiene un cromosoma x y un y, si está enfermo el x no hay quién lo supla, porque el cromosoma y no sabe hacer factor”, explicó García Chávez.

Apuntó que 45 por ciento de los más de seis mil pacientes con hemofilia son niños, por lo que es necesario que en el cuadro básico se incluyan los medicamentos para atenderlos. Al tratarse de una enfermedad huérfana o rara, porque poca población la padece, los protocolos de investigación son escasos y dificulta lograr los avances para su erradicación.