Ciudad de México.- Aunque México tiene programas bien enfocados a productores campesinos, es urgente tomar medidas para evitar que hasta 21.7 millones de personas que están en pobreza extrema presenten una crisis alimentaria, pues es necesario proteger a los más vulnerables, advirtieron la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

“En este momento de crisis, de pandemia, es muy urgente tomar medidas de estímulo. Definitivamente las medidas llamadas contracíclicas, de estímulo fiscal, de estímulo para potenciar el ingreso básico ciudadano, para potenciar el bono alimentario son muy urgentes”, señaló la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena.

Durante la presentación del informe conjunto “Evitar que la crisis del covid-19 se transforme en una catástrofe alimentaria. Acciones urgentes contra el hambre en América Latina y el Caribe”, explicó que lo que está afectado es el ingreso de las personas, y preocupa el aumento de la pobreza y de la pobreza extrema.

La funcionaria puntualizó que se estima que en 2019 en México haya habido 53.2 millones de personas en pobreza y 14.1 millones en pobreza extrema y las proyecciones consideran dos escenarios.

Un escenario bajo donde la pobreza extrema sería de 14.9 por ciento, 18.9 millones de personas en esta condición; y un escenario alto con 17.1 por ciento; esto es 21.7 millones de personas.

Cepal Indicó que cálculos de la Cepal apuntan a que las medidas que México está tomando ascienden a 1.2 por ciento del producto interno bruto (PIB) que si bien es importante, es esencial proteger a los más vulnerables.

“Se están proyectando incrementos muy importantes en los niveles de pobreza y de pobreza extrema en el país y si no hay, al igual que en todos los demás países, un paquete integral y rotundo que permita contener esto, sin duda aumentarán los niveles de hambre y de seguridad alimentaria”, indicó el subdirector general de la FAO y representante regional para América Latina y el Caribe, Julio Berdegué.

Abundó que sin duda el sur-sureste del país donde hay altos niveles de pobreza, la vulnerabilidad de las personas y las familias es mucho mayor, y su capacidad de resistir y aguantar más días sin tener ingresos, ventas y trabajo es mucho menor, por lo que en esta parte de la nación los impactos serán más severos.

No obstante, esto también afecta a los habitantes urbanos, pues familias que se ganaban la vida en las ciudades, también están sufriendo las consecuencias de la pandemia.

Bono contra el hambre lo van a presentar

Los funcionarios de los organismos internacionales señalaron que el tema del ingreso básico de emergencia propuesto por la Cepal ya lo presentaron a las autoridades mexicanas y el ingreso vital ciudadano ya se está discutiendo en el congreso, mientras que la propuesta de un bono contra el hambre apenas lo dieron a conocer.

Con información de Milenio