Ciudad de México.- Continúa la incesante lucha por encontrar el tratamiento o vacuna que combata al virus del SARS-CoV-2, por lo que ahora un grupo de investigadores consiguieron en solo 85 días diseñar una vacuna de ADN contra el COVID-19.

Los responsables son Manuel Aguilar Yáñez del Tecnológico de Monterrey, Julio Valencia Suárez y Alejandro Carballo Amador de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) quienes crearon la vacuna a partir de la proteína spike del virus, la cual ya es probada en animales y cuya fase clínica en humanos iniciará el próximo mes de septiembre.

“Tenemos el objetivo de obtener la certificación y licencia para el uso generalizado a finales de septiembre del próximo año”, detalló Julio Valencia, experto en ingeniería genética y biotecnológica, quien además reveló que el objetivo es producir aproximadamente 100 millones de dosis dentro de 15 meses y aumentar la capacidad hasta llegar a 200 millones de dosis a finales del 2021.

Cabe mencionar que dicha vacuna sería la primera en Latinoamérica que se prueba en personas este año, por lo que ha despertado el interés de otras 17 universidades e instituciones de salud que se sumaron para consolidar el proyecto.

Los investigadores que conforman la “Iniciativa Jonas Salk” sin fines de lucro, desarrollaron este prototipo a partir de una plataforma que ya está disponible de plásmidos nanovectores para vacunas de ADN, las cuales están formadas por un fragmento del material genético del virus para inducir una respuesta inmune protectora a nivel celular y molecular contra patógenos.

“La vacuna funciona llevándole a las células del cuerpo un fragmento pequeño de información genética, ADN, que va a darle a las células todo lo que requiere para producir cantidades pequeñas de una proteína de este virus, la espícula (spike en inglés). Se expone al cuerpo para que sea detectada la proteína y se genere una respuesta inmune humoral y celular, o sea células y moléculas que producen nuestras células del sistema inmune para neutralizar y destruir a este patógeno, que es el virus a través de esta proteína espícula que se utiliza para infectarlos”, detalló el doctor Manuel Aguilar.

Por el momento, la vacuna se encuentra en fase preclínica y fue aplicada en tres grupos de 60 ratones, mientras que el estudio clínico en Fase 1 se llevará a cabo en septiembre próximo, donde se reclutará entre 30 y 40 personas sanas a quienes se les aplicarán dos dosis, la segunda 15 días después de la primera aplicación, por lo que se espera tener resultados entre 30 y 40 días después.

Con información de Milenio