México.- Tras un largo litigio, la Organización Mundial del Comercio (OMC) dio este martes la razón a México en la pelea del atún, un caso que lo enfrentaba a Estados Unidos desde hace más de dos décadas.

El visto bueno se da en el contexto de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); el regreso de las amenazas de Donald Trump a México tras semanas de silencio y luego que las autoridades estadounidenses aprobaran un arancel sobre la madera procedente de Canadá, el tercer país presente en tratado comercial.

"La OMC reconoció que el gobierno de Estados Unidos afectó a los productores mexicanos de atún, debido a las reglas de ese país sobre etiquetado dolphin safe". Lo anterior es parte de un comunicado hecho público este miércoles.

La pelea entre ambos países se remonta a la década de los noventa cuando las autoridades estadounidenses limitaron las importaciones a las compras de atún mexicano por presunto daño sobre los delfines.

El gobierno mexicano llevó por primera vez el caso en 1991, cuatro años antes de que el GATT se convirtiese en la actual OMC.

Lo hizo porque consideró que las reglas de etiquetado de este pescado habían impedido su comercialización "de manera efectiva" en Estados Unidos: "pese a que el método de pesca utilizado por la flota mexicana cumple con los más altos estándares internacionales, para la protección de los delfines y sostenibilidad".

Filete de atún

México reclamaba acceso igualitario a sus pescadores a la etiqueta que garantiza que su atún cumplía los requisitos de la legislación estadounidense y acusaba a Washington de trato discriminatorio frente a terceros países.

Tras varios años de litigio, en 2011, la OMC falló en contra de EU en este mismo caso, en su resolución de este martes, la organización cifra el impacto de esas reglas sobre el sector el atún mexicano en 163 millones de dólares y le permite imponer sanciones comerciales a EU por idéntica cuantía.

No obstante, la cifra, está por debajo de los más de 470 millones de dólares que solicitaban las autoridades mexicanas.

"Nuestro país iniciará los procedimientos internos necesarios para hacer efectiva dicha suspensión en contra de importaciones de productos procedentes de Estados Unidos", afirma el gobierno mexicano en la nota publicada este martes.

Estados Unidos compra el 80% del atún exportado por México. Las exportaciones de atún envasado ascienden a casi 200 millones de dólares al año