México.– Ocho de los 10 juguetes calificados como los peores del año por los riegos que representan para niñas y niños según un análisis de la organización estadounidense World Against Toys Causing Harm (WATCH) se venden en tiendas departamentales y digitales de México. Ante la falta de alertas para proteger a la niñez, especialistas llamaron a las autoridades mexicanas a frenar la publicidad engañosa, a promover los juguetes tradicionales y pidieron a madres y padres de familia hacer compras responsables.

WATCH, que realiza desde hace 40 años realiza anualmente un estudio para detectar los juguetes más peligrosos, pidió una supervisión más estricta a la industria estadounidense, petición lo que coincidieron que discutieron el impacto de las compras en línea en la seguridad de los juguetes, la información actualizada sobre los retiros de juguetes y la necesidad de una supervisión más estricta de la industria del juguete.

Para Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, fomentar la compra responsable de juguetes es tarea tanto de padres y madres de familia como de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

“Las recomendaciones van para los papás, y tienen que venir también de la Profeco, que tiene que revisar la publicidad de los juguetes y los empaques para que no sean engañosos, que tengan la información muy clara de a quien está dirigido”, dijo en entrevista con SinEmbargo.

Para María Guadalupe Rodríguez Herrera, socióloga y fundadora del Museo Comunitario Juguete Tradicional Mexicano en Aguascalientes, el que los niños y niñas estén expuestos a juguetes señalados como peligrosos y que fomentan lo bélico tiene que ver con el poco impulso de autoridades a la compra de juegos tradicionales mexicanos.

“En pocos días veremos anuncios de los juguetes extranjeros de todo tipo, pero, ¿cuántos vemos de los juguetes tradicionales? Es una lucha desleal. Lo ideal sería que  autoridades impulsaran también campañas sobre este otro tipo de juegos”, mencionó.

Rodríguez Herrera y Alejandro Calvillo coincidieron en que la recomendación más elemental al comprar juguetes es optar por aquellos que motiven al juego.

“Los padres deben comprar juguetes que motiven el juego de niñas y niños, y que ayuden a su desarrollo motriz, y las autoridades deben cuidar que las empresas no los anuncien con publicidad engañosa”, expuso Calvillo.

En el mismo sentido, María Guadalupe Rodríguez resaltó que darle a los niños un juguete con materiales sencillos, con mecanismos de funcionamientos fundamentales, da cabida a su imaginación y creatividad, “esenciales para el desarrollo”.