México.- El duelo entre México y Panamá de este martes tendrá un ingrediente importante. La Federación Mexicana ha implementado una serie de acciones en caso de que se escuche el grito que FIFA ha considerado homofóbico, todo esto a raíz de que en julio pasado endureció las sanciones por actos de discriminación o racismo.

Así que en el encuentro ante los canaleros, en caso de que se lance la frase por parte de la afición, se pondrán en marcha las siguientes medidas:

Primero, habrá un aviso por parte del sonido local y sacarán del estadio a toda persona que grite.

Después de eso, si continúa dicha actitud, se suspenderá el partido durante cinco minutos, y también retirarán al aficionado infractor.

Si se escucha de nuevo el grito cuando despeje el portero de Panamá, se realizará la suspensión del partido, se retirará a los jugadores de la cancha durante un tiempo razonable, y claro, a los responsables los sacarán del estadio.

Hay que recordar que si no se atienden esos puntos, entonces México podría ser acreedor a una multa y hasta se podría jugar el siguiente partido a puerta cerrada