México.- Los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador, y de El Salvador, Nayib Bukele, suscribieron en Tapachula, Chiapas, la carta de intención en materia de cooperación bilateral entre ambas naciones, lo cual, sostuvo el mandatario mexicano, es un ejemplo en el mundo en el ámbito de la colaboración para el desarrollo entre países.

En el acto, el Ejecutivo federal reiteró su llamado a evitar la xenofobia y resaltó que por encima de ello debe promoverse la justicia y la fraternidad, pues no se gana nada con la confrontación, es mejor el bienestar y el libre comercio.

En ese marco, el canciller Marcelo Ebrard afirmó que México y El Salvador ponen el ejemplo en el ámbito de la cooperación internacional, pues no existe ningún otro programa similar de ese tamaño, por lo que “mañana empezamos a cambiar las condiciones de personas que se ven obligadas a migrar por pobreza, violencia o desesperanza”.

En tanto el presidente salvadoreño Nayib Bukele llamó a los mexicanos a apoyar a López Obrador, pues si Roma no se hizo en un día México tampoco, y resaltó que “hermanos trabajando unidos podemos hacer mucho más”.

Los mandatarios pusieron en marcha el programa Sembrando Vida. Plan de Desarrollo para la Migración, que también se implementará, a propuesta de México, en Honduras y en Guatemala, con un presupuesto de 200 millones de dólares.

López Obrador anunció que en primera instancia se apoyará a El Salvador con 30 millones de dólares para la siembra de 50 mil hectáreas, que generarán 20 mil empleos permanentes, “lo mismo en Honduras y en Guatemala, y la región va a dar el ejemplo a nivel mundial de cómo debemos llevar a la práctica la fraternidad universal”.

Acompañado por los secretarios de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval; y de Marina, Rafael Ojeda Durán, indicó que en Chiapas se sembrarán 200 mil hectáreas, y 80 mil campesinos tendrán “empleos permanentes, ya no temporales”, y una superficie similar en los estados mexicanos de Campeche y Tabasco.