México.- El Instituto Nacional de Migración (INM) reconoció que su personal adscrito a la Estación Migratoria Siglo XXI, en Tapachula, Chiapas, carecen de capacidad e instrumentos para hacer frente a la violencia que se desató el jueves pasado por la noche, cuando del inmueble se salieron, sin autorización, más de 500 migrantes.

La guardia en turno de la Estación, indicó es un servicio de seguridad externo, son armas, y tampoco tuvo la capacidad para contener, por consiguiente se optó por la prudencia y evitar lastimar a alguien.

Migración difundió que el pasado jueves por la noche un grupo de migrantes se violentaron al interior de la Estación Migratoria y alrededor de 600 se salieron del lugar sin autorización.

A través de un comunicado, Migración acusó a un grupo de cubanos como los autores de la revuelta.

Señaló que el jueves pasado un grupo de hombres albergados, de nacionalidad cubana, ingresaron con violencia al área reservada para mujeres, en donde se encontraban, en su mayoría, personas originarias de Honduras.

“El evento generó gran conmoción, extendiéndose la invasión a otras áreas, como la cocina de la Estación. La escala del evento imposibilitó que pudiera ser contenido mediante el diálogo y los llamados a la tranquilidad.