México.- La mañana del viernes, 4 de enero, autoridades de Salud de Baja California clausuraron una bodega que servía para albergar a migrantes centroamericanos en Tijuana; sin embargo, más de 140 de ellos se niegan a abandonar el lugar.

Personal del Instituto de Servicio de Salud Pública del Estado de Baja California y agentes de la Policía Federal inhabilitaron el albergue de debido a que no cuenta con agua y luz ni las condiciones para continuar dando alojo a los migrantes.

Debido a esto exhortaron a los ciudadanos centroamericanos a trasladarse al albergue “El Barretal”, pero se rehusaron a salir.

De acuerdo con la agencia de noticias Notimex, los migrantes acompañados de grupos activistas de Estados Unidos alegan a su favor para continuar en el lugar que el dueño de la bodega les autorizó su permanencia ahí hasta el próximo 24 de enero.

Hasta el momento permanecen en la bodega con el argumento de la existencia de ese amparo judicial que no ha sido mostrado.