#Suave Patria

Migrantes mexicanos callan delitos ante políticas de Trump

Martina Cantia, quien hace más de 20 años emigró a Nueva York de Guerrero, fue víctima de violencia doméstica, pero las políticas migratorias de Trump generaron desconfianza en la policía local, con quienes ya no acudiría a denunciar un crimen

Por Redacción, 2017-02-28 14:52

Washington, (Notimex).- Las políticas migratorias del gobierno del presidente estadunidense Donald Trump comienzan a tener efectos en la economía y la educación de los mexicanos más vulnerables en Estados Unidos, así como en su ánimo y sus relaciones personales.

Debido al miedo creado por las políticas de Trump, los mexicanos en Estados Unidos alteraron su vida diaria para minimizar la posibilidad de ser arrestados y deportados a México pese a vivir en territorio estadunidense la mayor parte de sus vidas.

Muchos simplemente abandonaron sus trabajos por considerar que se encuentran demasiado expuestos en tanto que otros dejaron de asistir a clases para adultos para evitar congregarse con otros inmigrantes y ser presa fácil de autoridades migratorias.

La religiosa Julia Suárez, quien dirige el Centro Comunitario Saint Jerome Hands, ubicado en el sur del condado del Bronx, una de las zonas menos favorecidas económicamente de Nueva York, destacó las transformaciones entre los mexicanos desde el arribo de Trump a la presidencia.

“Hablando con las hermanas de mi comunidad, les he dicho: ¿ustedes no han notado que los paisanos que ponían su puesto de tamales ya no están o la que ponía los churritos o la fruta ya no están? Comentábamos que eso puede afectar económicamente sus necesidades”, expresó.

En entrevista con Notimex, Suárez indicó que varios alumnos expresaron su temor de asistir a los cursos de inglés y computación, así como a las clases de primaria y secundaria para adultos, que imparte el Centro Comunitario Saint Jerome Hands.

“Con esta preocupación se muestran atemorizados y piensan que a lo mejor no es conveniente venir a clases. Están considerando dejar la escuela para de esa manera cubrirse”, aseveró Suárez.

Los cambios entre la comunidad suceden luego de que el gobierno federal emitiera lineamientos que establecen que prácticamente todos los inmigrantes indocumentados que radican en Estados Unidos constituyen una prioridad de deportación.

Los lineamientos son un dramático cambio respecto de las políticas del expresidente Barack Obama, quien ubicaba como prioridades de deportación sólo a aquellos inmigrantes indocumentados que hubieran cometido un crimen de gravedad.

Bajo las nuevas políticas, las autoridades migratorias de Estados Unidos redoblaron el número de operativos realizados para detener y arrestar a inmigrantes indocumentados.

Asimismo, la confusión sobre la aplicación de las políticas generó una serie de rumores que aumentó la preocupación entre los migrantes, además generó un ambiente de “pánico” de acuerdo con organismos gubernamentales.

Martina Cantia, quien hace más de dos décadas emigró a Nueva York del estado de Guerrero y solía vender flores en la vía pública, prefiere ahora recolectar latas y botellas de plástico de la basura a fin de reciclarlas, lo que apenas alcanza para “comprar tortillas” para sus tres hijos.

“Yo deje de vender para no tener problemas con la migración, para que no me vayan a agarrar un día y dejar a mis hijos solos. Por eso renuncié al trabajo y ahorita no estoy trabajando. Trabaja sólo mi esposo”, explicó a Notimex.

Cantia, quien fue víctima de violencia doméstica, aseguró que las nuevas políticas migratorias de Trump generaron desconfianza en la policía local, con quienes ya no acudiría a denunciar un crimen.

“Es como entrar en un callejón sin salida, porque ahora si te pegan en la calle ya no se puede denunciar eso. Ya mejor no salir, no buscar problemas y quedarse tranquilo en casa, encerrado, aunque también cuando uno se encierra la presión viene”, precisó Cantia.

Expertos señalaron que uno de los efectos de las políticas migratorias de Trump es que enviará a la población indocumentada a existir más profundamente en “las sombras”, al margen de la economía formal, con menores recursos y menos posibilidad de acceder a la educación y a la justicia.

Jorge Velázquez, quien emigró a Nueva York del estado de México hace 21 años, sostuvo que usa su auto lo menos posible debido a que no cuenta con licencia de manejo, lo que probablemente le costaría la deportación en caso de ser detenido.

La situación afectó la relación con sus hijos, con quienes solía pasear los fines de semana, así como en su trabajo. La tensión lo ha hecho considerar regresar a México.

“Siento que nos está empezando a afectar poco a poco. A la hora de hacer cuentas económicamente ya no estamos bien y no nos va a quedar de otra que ver qué podemos hacer. Y en mi caso es regresar a México”, aseveró Velázquez.

Por su parte, Hortensia Aguilar Sánchez, quien emigró desde hace más de 15 años de la ciudad de Puebla a Nueva York y labora como voluntaria en el Centro Comunitario Saint Jerome Hands, reveló que ha visto como esta tensión entre los inmigrantes mexicanos afecta a los niños.

“Psicológicamente son muchos los problemas que te afectan si tienes familia, si tienes hijos. Principalmente si los dos padres son inmigrantes y si los hijos son nacidos aquí, eso preocupa”, afirmó.

Para la guerrerense Cantia, la nueva situación significa una vida con poco descanso y preocupaciones multiplicadas, aunque para ella volver a México no es una alternativa. Sus hijos, puntualizó, son ciudadanos estadunidenses sin ninguna raíz en México.

“Estoy despierta todas las noches hasta las tres, cuatro de la mañana. Me duermo hasta las cinco o seis que llega mi esposo, que trabaja de noche. Ese es mi miedo: ¿que tal si le pasa algo en su trabajo?”, apuntó Cantia.

#Suave Patria

AMLO hace fiesta LGBT pero no impulsa el matrimonio igualitario

López Obrador no consideró que no es necesario aprobar el matrimonio ya que “están garantizados los derechos de las personas a ejercer su libertad”.

Por Redacción, 2019-05-19 14:43

México.- Durante la conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador conmemoró el Día Nacional de la Lucha contra la Homofobia, e hizo énfasis en que su gobierno no permitirá la discriminación y es respetuoso de las libertades.

«Nosotros estamos construyendo una auténtica democracia y el sustento principal de la transformación es el garantizar las libertades a todos los mexicanos: es democracia, libertad y justicia” remarcó.

Por su parte, Alejandra Hass Paciuc, presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), afirmó que se ha trabajado para apoyar con servicios de salud dignos, inclusión e igualdad laboral y en la creación de espacios libres de discriminación y violencia a las personas de diversidad sexual.

Sin embargo, al ser cuestionado sobre la posibilidad de impulsar una ley federal que garantice los matrimonios entre personas del mismo sexo, López Obrador no consideró que sea necesario ya que “están garantizados los derechos de las personas a ejercer su libertad”.

“Ya hay un marco legal establecido. Las leyes, tanto en lo que tiene que ver en la federación en los estados, ya hay resoluciones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y eso es lo que se va a respetar, básicamente”.

Ante esto el presidente declaró que se respetarán las leyes que ya existen pero consideró que ya están garantizados los derechos de las personas para ejercer su libertad.

Si bien en algunas entidades ya está aprobado el matrimonio igualitario, como el caso de la Ciudad de México, la negativa del presidente de llevarlo al Congreso obliga a las personas a tener que recurrir en algunos lugares del país a los fallos de la Corte Suprema para poder ejercer sus derechos.

Las declaraciones de la presidencia contrastan con la situación real de los derechos de la comunidad LGBTI, que actualmente enfrenta una avanzada de grupos religiosos, como la iglesia evangélica que se alió a la campaña de López Obrador para la presidencia, representada por el hoy extinto partido Encuentro Social.

#Suave Patria

Morena y PRI, líderes en inasistencias en el Senado

Los legisladores del PRI tuvieron, por ejemplo, una media de 30 faltas por cabeza, seguido de los de Morena.

Por Redacción, 2019-05-19 14:30

México.- Los senadores de los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Verde Ecologista de México (PVEM) y Acción Nacional (PAN) fueron proporcionalmente los más faltistas del segundo periodo ordinario de votaciones de la LXIV Legislatura (2018-2024).

Entre el 1 de febrero y el 30 de abril de 2019 hubo, en promedio, una sesión de votación cada cuatro días. Y en promedio, uno de cada seis senadores no se presentó a votar. Los legisladores del PRI tuvieron, por ejemplo, una media de 30 faltas por cabeza, seguido de los de Morena, PVEM y PAN, cuyos legisladores tuvieron 20 ausencias en promedio por cabeza.

Inclusive los 10 senadores más faltistas (siete morenistas, dos priistas y un panista) provinieron de alguno de estos partidos. Entre ellos destacan Jesús Lucía Trasviña Waldenrath (85 inasistencias en 126 sesiones), Carlos Humberto Aceves del Olmo (84) e Ifigenia Martínez Hernández (76).

Pese a que el 60 por ciento de los senadores faltó por lo menos a uno de los 23 días de sesión ordinaria con votación, y a pesar de que sólo tres legisladores –el petista con licencia indefinida desde mayo, Alejandro González Yáñez, así como los morenistas Martí Batres Guadarrama y Mónica Fernández Balboa– no faltaron una sola vez a votar, las inasistencias no implicaron necesariamente que los funcionarios públicos dejaran de laborar o faltaran a sus responsabilidades como legisladores.

#Suave Patria

PAN denuncia a Bienestar ante Fepade e INE por favorecer a Morena

Desde el gobierno federal se busca crear una red clientelar con fines electorales a través de la entrega de apoyos sociales, acusa Acción Nacional.

Por Redacción, 2019-05-19 13:58

México.- El dirigente nacional del Partido Acción Nacional, Marko Cortés, interpuso una queja ante el Instituto Nacional Electoral (INE) y la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) contra funcionarios de la Secretaría de Bienestar por favorecer a los candidatos de Morena.

“Acción Nacional presentó una queja ante el INE y una denuncia en la Fepade contra los funcionarios de la Secretaría de Bienestar y quienes resulten responsables de posibles delitos electorales, a fin de que se detengan y sean castigados”; expuso Cortés en un comunicado.

El panista aseveró que desde el gobierno federal se busca crear una red clientelar con fines electorales a través de la entrega de apoyos sociales.

“Vemos con mucha preocupación que, en lugar de buscar reactivar la economía, disminuir la violencia y brindar seguridad a los mexicanos, el presidente de la República y su gobierno estén más preocupados en apoyar a los candidatos de Morena repartiendo ilegalmente tarjetas para el bienestar entre la población de los seis estados donde habrá elecciones”, afirmó.

Cortés afirmó que el presidente López Obrador sigue en campaña entregando apoyos económicos a fin de ganar elecciones, en lugar de resolver los problemas que aquejan al país como la violencia y la incertidumbre económica.