Guerrero.- Ante el desempleo, parcelas desgastadas y a la carencia de alimentos que ha provocado la pandemia del coronavirus en La Montaña de Guerrero, familias de jornaleros han decidido emigrar a los estados de Baja California, Chihuahua, Guanajuato, Michoacán y Zacatecas, informó el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan.

El responsable de Atención a Jornaleros y Jornaleras Agrícolas Migrantes, Paulino Rodríguez Reyes comunicó que del 4 al 17 de mayo tienen registrados a más de mil 600 personas que salieron de sus comunidades para emplearse de jornaleros para el corte de chile en distintos estados de República.

Comentó que "las familias se van porque en esta región de la Montaña no hay fuentes de empleo, y sus parcelas de siembra están deterioradas y para producir necesitan de fertilizante químico y no todos pueden acceder a ello, aunado a la carencia de alimentos que están padeciendo ante la pandemia del coronavirus".

Rodríguez Reyes lamentó que las autoridades no estén cumpliendo los compromisos adquiridos por la Comisión Intersecretarial de Atención a la Población Jornalera sobre todo en esta situación de vulnerabilidad en que están viajando, exponiéndose al contagio del Covi-19, porque en las instalaciones de la Casa del Jornalero no tienen las condiciones, los baños están inservibles.

Dijo que en la Casa del Jornalero apenas se cuenta con dos baños, uno para mujeres y otro para hombres, con un solo tinaco de agua, y una bomba que está sin funcionamiento.

Tan solo el domingo llegaron cerca de 90 indígenas me´phaa bathaa de la comunidad de Santa María Tonaya municipio de Tlapa a dicho lugar.

Asimismo señaló que ante la epidemia se encuentran vulnerables y en situaciones precarias; hizo hincapié en que en la comunidad solo hay un médico y atiende únicamente los fines de semana.

En menos de un mes, mil 600 familias jornaleras han emigrado ante la falta de recursos en su lugar de origen, finalizó.