México.- Las personas que retuvieron y desarmaron a elementos del Ejército Mexicano en La Huacana, Michoacán, estarían relacionadas con Miguel Ángel Gallegos Godoy,  “El Migueladas”, y son parte de un grupo de autodefensa.

Se informó que el sujeto, apodado también "El Señor de Zicuirán", tiene su centro de operaciones en la comunidad de Zicuirán donde se registraron los hechos.

Si bien, "El Migueladas" no es tan conocido como Nemesio Oseguera “El Mencho”, por 19 años ha sido líder de los capos michoacanos y actualmente es ligado al Cártel Jalisco Nueva Generación.

Junto con José Manuel Mireles, en 2013 Gallegos Godoy lideró grupos de autodefensas en Michoacán para enfrentar la violencia del cártel de “Los Caballeros Templarios”.

En 2014 “El Migueladas” y Mireles se separaron lo que provocó tensión y violencia entre los grupos comunitarios. Incluso el Gobierno federal señaló ese año que “el verdadero jefe” de Los Caballeros Templarios era el mismísimo Gallegos Godoy.

En 2014, Proceso consultó un informe de inteligencia en el que se indicaba que en la jerarquía de los Templarios, Nazario Moreno González, alias “El Chayo” o “El Loco”, estaba por debajo de Gallegos Godoy.

El gobierno de Felipe Calderón declaró muerto a Moreno González en un enfrentamiento, sin embargo, murió en un operativo el 10 de marzo de 2014, durante la administración peñista.

Los informes señalan que en la estructura templaria de Gallegos Godoy se conformaba de tres “anillos”: Servando Gómez “La Tuta” encabezaba el primero, antes de su detención; el segundo lo dirigía Enrique Plancarte Solís (abatido en 2014 por elementos de la Marina); el tercero lo encabezaba Ignacio Andrade Rentería “El Cenizo”.

Actualmente, la guerra entre “Los Viagra” y el CJNG azota a Michoacán y fue la retención de los soldados en Zicuirán que sacó a la luz el nombre de “El Migueladas”.

El domingo pasado, soldados fueron desarmados y retenidos por pobladores en La Huacana, Michoacán, quienes exigieron y lograron que el Ejército regresara cuatro armas largas que había incautado a un grupo de civiles.

Entre el armamento está un fusil Barret, calibre .50, el cual es capaz de atravesar el blindaje de vehículos.

Se informó que que los soldados habían sido atacados en dos ocasiones cerca de la comunidad Cuimbo, y posteriormente aseguraron las armas largas junto con cargadores y cartuchos.

Cuando regresaban a su unidad, los 11 militares pasaron por la cabecera municipal de La Huacana, donde pobladores, incluidas mujeres y niños, les taparon el paso.