#Trendy

Mil Máscaras, la leyenda viviente que no fue sacerdote ni torero

El luchador revela que los libros son su vicio y la pintura su pasión; asegura que la disciplina es la clave para alcanzar el éxito.

Por Redacción, 2018-08-20 08:57

México. Notimex.- Su mamá quería que fuera sacerdote, pero él deseaba ser torero, sin embargo, el destino lo llevó a convertirse en luchador profesional y con más de 50 años de trayectoria, Mil Máscaras es una leyenda viviente del deporte a nivel mundial.

Al sitio donde se presente, su personalidad impone. A sus 75 años, aún luce su alta estatura y su imagen corpulenta. Al escuchar su voz grave saludando con amabilidad a su alrededor, es imposible no voltear a verlo. Ahí es donde empieza el anhelo por querer hallar al hombre, al ídolo detrás de la máscara.

Sus fans hacen fila para obtener una foto con él o un autógrafo. Se acercan para saludarle de mano y expresarle lo mucho que lo admiran. Él mira a cada uno y agradece con la humildad que caracteriza a una verdadera estrella del ring.

Ya se encuentra listo para el homenaje que le rinde la Filmoteca de la UNAM y en el que se proyecta la película “Mil Máscaras”, de Jaime Salvador, filmada en 1966. Con este ciclo inicia el programa Cine vs Cine en el Museo Universitario del Chopo.

Con cientos de triunfos obtenidos, decenas de reconocimientos internacionales, infinidad de películas en su haber y un legado imposible de igualar, Mil Máscaras no se cree “la divina garza”, pues por más éxitos que alcance, asegura que él sigue siendo nada.

Es un recordatorio que su madre María de los Ángeles le hizo a tiempo siendo chamaco. Tenía entre 14 y 15 años de edad cuando le dieron una pequeña medalla tras haber ganado una competencia deportiva. Aunque parecía de oro, no lo era, pero él la presumía como tal.

“Me la colgaba con el anhelo de que todos me la vieran cuando iba a estudiar y las chamacas volteaban a verme hasta que un día mi madre me dice: ‘Venga para acá’.

“Me dio la escoba y me dijo: ‘bárrame la calle’. Le respondí: ‘¿Yo, madre?’ ‘Sí, usted, bárrame la calle´. Con obediencia, sobre todo, agarré la escoba, barrí toda la banqueta y parte de la calle. Incluso, saqué la manguera y le di una pasada de agua”.

Al terminar me dijo: ‘No se eleve, usted no es santo, usted no tiene aureola; los santos tienen aureola y pueden elevarse”.

‘Entre más fama, más humildad; entre más poder, más humildad; entre más dinero, más humildad. Siempre vea al mismo nivel al más insignificante como al más encumbrado; al más pobre como al más rico’. “Así que, por más que logre, no soy nada”.

La mirada de Mil Máscaras se cristaliza al hablar de su madre. Ella fue maestra de profesión y su gran maestra en la vida. La define como una mujer muy inteligente al igual que su padre. Ambos le enseñaron a que debe mantener los pies sobre la tierra y nunca despegarlos.

Su nombre real es Aarón Rodríguez Arellano. Nació el 15 de julio de 1942 en la ciudad de San Luis Potosí y es el más chico de seis hermanos. A los cuatro años aprendió a leer, gracias a su mamá. Conoció a profundidad los libros de sus hermanos mayores que cuando ingresó a la escuela, se aburría durante las clases.

Desde entonces, se le quedó el vicio por los libros. Gracias a su buena vista y memoria, lee varios al mes y en su casa tiene una gran biblioteca con títulos de varios géneros, pues no tiene preferencia por alguno en especial.

“Tengo libros de todos los acontecimientos del mundo, de muchos años atrás y actuales; tengo como 40 o 50 enciclopedias diferentes. Es uno de mis tesoros, pues aunque tengo como 180 trofeos ni los tomo en cuenta”.

Mil Máscaras nunca ha buscado los premios, todos le han llegado solos. Son producto de su trabajo y los agradece, aunque nunca fue su objetivo obtenerlos.

Continuar pintando sí es prioridad en su vida. Por lo menos tiene unas 160 pinturas al óleo que no ha exhibido porque el Palacio de Bellas Artes no le ha abierto las puertas. La última vez le dijeron que esperara dos años para que analizaran su propuesta.

Entre su obra pictórica destaca una de “La última cena”, pero completa, pues el gladiador considera que a la pintura original de Leonardo da Vinci, le faltó agregar a la personas que invitaron a Jesucristo y sus discípulos al banquete, así como a quienes lo sirvieron.

“Vale la pena mi obra porque también tengo a Adán y Eva sin ombligo. Están cubiertos con una flor muy grande que cubre sus partes nobles. Es completamente diferente a como los grandes pintores los han presentado. Además, tengo como a 20 Quijotes y en uno de ellos, Sancho Panza carga al burro y no al revés”.

Asegura que nadie le enseñó a pintar, lo aprendió a través de libros y al observar a un pintor de su pueblo. Éste lo hacía mediante una cuadrícula copiando los cuadros que había en la iglesia y le quedaban perfectos.

Mil Máscaras logró pintar porque le inspiraba el arte y le gustaba la técnica. Se propuso aprenderlo, lo mismo que convertirse en luchador; aunque para ser uno de los mejores junto con Santo y Blue Demon, tuvo que pagar un precio.

“Porque no tiene ningún chiste lograr el éxito si no estás dispuesto a pagar el precio y éste consiste en trabajar más que los demás. Una vez que lo has logrado, trabaja el doble, y cuando hayas trabajado el doble, si te haces más viejo en una profesión como la mía, tienes que trabajar el triple para seguir en el éxito”.

Todos los días se levanta a las 5 de la mañana. Sólo duerme cinco horas, pues asegura no requerir de más tiempo para funcionar bien. Es un hábito que tiene desde que era adolescente.

“Por las mañanas corro cinco kilómetros y luego hago un poco de pesas. Si no lo hago a diario, procuro que sea cada tercer día. En los grandes hoteles siempre hay un gimnasio y aprovecho la alberca para nadar, para entrenar con un poco de fierros o me salgo a la calle a correr”.

Mil Máscaras consume todo tipo de alimentos, lo mismo carne de res, que pollo o pescado. Sobre todo, mucha ensalada y jugos de naranja o piña. No lleva una dieta rigurosa, simplemente trata de alimentarse lo mejor que se pueda en proteínas.

Aunque siempre los tuvo a la mano, nunca accedió a los vicios. Quizá sólo a una copa de vino tinto a diario porque, dice, es un dilatador de los vasos sanguíneos, lo cual beneficia al sistema cardiovascular.

“Siempre que me querían regalar algo, les decía: ‘ahorita me lo regalas, pero mañana me lo cobras’. En esta vida hay de todo y si uno no tiene cuidado con lo que hace o con quién se junta, se paga el precio”.

Aunque desde hace varios años radica en San Luis Potosí, asegura haber vivido más en otros países que en su propia casa, pues a lo largo de 52 años de carrera ha recorrido gran parte del mundo trayendo para sí mismo infinidad de imágenes y momentos.

En tres ocasiones estuvo en Grecia y dos en Egipto. También conoció Nigeria, Arabia Saudita, Kenia, Liberia y otras naciones de Asia como China y Japón.

“En cada viaje, lo más impresionante que puede haber es tener la oportunidad de conocer la historia, filosofía, literatura o arqueología de ese país; su gente, sus personajes, sus héroes y villanos. Una vez sabiendo esto, se logra abrir una conversación y discutir”.

Fue en 1972 cuando Mil Máscaras debutó en el Madison Square Garden, donde derrotó al local Spoiler. En 1975 Mil fue votado como el más popular en las revistas PWI e Inside Wrestling y en la actualidad es uno de los luchadores longevos más emblemáticos y en activo, tan sólo detrás de Hulk Hogan.

Disciplina es la clave, asegura. “Con disciplina se puede lograr un título universitario y a lo mejor hasta un Premio Nobel de Literatura. Lograr siempre se puede si uno se lo propone, sólo hay que dedicarle tiempo a todo lo que sea posible”.

El mote de Mil Máscaras fue a sugerencia de Valente Pérez Hernández, quien era dueño de la revista Lucha Libre en 1966.

“Valente dijo que quería hacer un personaje. Le pregunté cuántos enmascarados había y me respondió: ‘están el Santo, Blue Demon, Huracán Ramírez, El Rayo de Jalisco y El Enfermero’. Le dije: ‘pues si ellos son cinco, yo seré el mil’. Entonces, me mandó a registrar al personaje en Derechos de Autor”.

A la fecha guarda aproximadamente unas mil máscaras y asegura que le es difícil desprenderse de la que trae puesta aunque sea para dormir.

“Para nada me molesta, es extraordinaria porque me da una privacidad tremenda. Cuando me la quito soy una persona totalmente diferente, pues se trata de saber manejar a dos personajes distintos”.

Los diseños de su máscara han sido de su inspiración y maestros en la confección las han elaborado. Todavía conserva la primera que usó y hace cuatro años volvió a ponérsela cuando acudió a un evento en Guadalajara, Jalisco.

Incluso, se puso el mismo traje y las botas de su debut hace más de medio siglo. “Me puse las mismas mallas, el mismo calzón, la misma chamarra y la misma máscara”.

La primera película en la que participó como actor fue “Mil Máscaras” y después en “Los canallas”, ambas producidas por Enrique Vergara, pionero de los filmes del género de horror y lucha libre. Emparentó con Blue Demon y Santo en “Las momias de Guanajuato” y sobresalió en una decena más.

Alternó con figuras de la época como David Silva, Carlos López Moctezuma y Germán Robles, así como estrellas internacionales como John Carradine.

“En ocasiones estaba David Silva, un actor de mucha categoría y muy educado. Él y otros actores trataban de ayudarme y orientarme en el aspecto de la actuación. He tenido muchas ventajas, tomé clases con Carlos Ancira, uno de los mejores”.

Sin embargo, recuerda que prácticamente iba a perder el tiempo porque Ancira criticaba mucho a los católicos, cristianos y demás.

“Un día le dije que estaba equivocado, que no era ateo, que él sí creía y me respondió que se lo probara. Yo le dije que él compraba Lotería Nacional en la esquina con la creencia de que se la iba a ganar. De una forma u otra, eso es creencia. Entonces, me respondió que cambiáramos de tema y lo cambiamos”.

Al hacer un análisis de las nuevas generaciones de la lucha libre, el experto asegura que la juventud es lo más extraordinario que puede haber y lo importante es que se sepa aprovechar para que en un futuro se logre ser alguien.

“La lucha libre es la lucha libre y lo seguirá siendo no importa el modo en que se haga. Yo estuve en las grandes compañías como la World Wrestling Federation y dos veces me convertí en Campeón del Mundo en el Madison Square Garden de Nueva York, ganándole a Superstar Billy Graham, quien era su estrella.

“Dejé el cinturón sobre la lona porque no me interesaba quedarme en el territorio, ya tenía otras fechas para viajar a otros lugares”.

Al hacer un balance acerca de su vida y obra, Mil Máscaras se queda pensativo y responde que el luchador es un personaje y Aarón Rodríguez Arellano es él mismo.

“Mil Máscaras es mi otro yo y qué no me ha dado. Me ha dado todo, sobre todo muchas satisfacciones, con la oportunidad de viajar por el mundo y conocer otras culturas, a gente completamente diferente a nosotros.

“Yo soy un ser como cualquier otro. Un padre como cualquier otro; un marido, como cualquier otro y un luchador como cualquier otro”, concluyó.

#Trendy

Estas películas mexicanas han sido nominadas desde que existe el Oscar

Los Oscar se han considerado uno de los galardones más importantes en el mundo; sin embargo México obtuvo su primera nominación hasta 1960.

Por Redacción, 2019-02-23 10:11

México.- La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas ha premiado lo mejor del cine desde 1927. A partir de entonces, los Oscar se han considerado uno de los galardones más importantes en el mundo; sin embargo México obtuvo su primera nominación hasta 1960.

Presentamos una lista con las películas mexicanas que han sido nominadas a los premios de la Academia.

Macario (1960)

Dirigida por Roberto Gavaldón, Macario fue la primera película en estar nominada en los premios Oscar como Mejor Película Extranjera. Perdió la categoría con The Virgin Spring de Suecia. Macario narra la vida de un hombre humilde que tentado por la muerte obtiene riqueza y fama.

El hombre Importante o Ánimas Trujano (1961)

Se trata de la película de Ismael Rodríguez basada en la novela “La Mayordomia”, de Rogelio Barrigas Rivas, sobre la tragedia de un flojo y borracho hombre llamado Ánimas. Por desgracia perdió una vez más contra Suecia y su película Through a Glass Darkly.

Tlacuyan (1962)

En esta nominación México competiría nuevamente en Mejor Película Extranjera y perdería con la película francesa Sundays and Cybele. Tlacuyan es la historia de un hombre pobre que se convierte en ladrón para salvar a su hijo enfermo.

Actas de Marusia (1975)

Después de la época de oro del cine mexicano, el país logró una nominación como Mejor Película Extranjera, 14 años después. Actas de Marusia fue dirigida por Miguel Littín y narra la tragedia de los trabajadores chilenos de salitre. La cinta perdió contra Dersu Uzala de la entonces URSS.

Amores perros (2000)

Película en la que Alejandro Gónzalez Iñárritu debutó como director. Es un filme sobre tres personajes que se ven conectados a través de un perro de peleas llamado El Cofi. Amores Perros perdió en la categoría Mejor Película Extranjera contra Crouching Tiger, Hidden Dragon de Taiwan.

El crimen del padre Amaro (2002)

Una película que fue polémica en México sobre un padre católico que tiene relaciones sexuales con una mujer del pueblo en el que predica. El crimen del padre Amaro obtuvo la sexta nominación de México como Mejor Película Extranjera y perdió contra Nowhere in Africa de Alemania.

Y tu mamá también (2002)

Primera película nominada en una categoría diferente a Mejor Película Extranjera. Esta cinta compitió como Mejor Guion Original, escrita por Carlos y Alfonso Cuarón, con una historia sobre el viaje dos mejores amigos que se enamoran de la misma mujer mientras viajan a una hermosa playa. Ganó Hable con ella de Pedro Almodóvar.

El Laberinto del Fauno (2006)

Aunque es una cinta española-mexicana de Guillermo del Toro, fue enviada a la Academia para representar a México. Obtuvo seis nominaciones que incluían Mejor Película Extranjera, Mejor Banda Sonora, Mejor Guion Original, Mejor Maquillaje, Mejor Fotografía y Mejor Dirección Artística; ganó las últimas tres categorías.

Biutiful (2010)

Fue nominada a Mejor Actor y Mejor Película Extranjera. En ambas categorías perdió: en el primer caso ante Colin Firth en El discurso del rey; la segunda contra Dinamarca y la película In a Better World.

En 2019, ROMA es la primera película mexicana que compite en 10 categorías de las que destaca Mejor Película.

#Trendy

Yuri quiere una Yalitza para su casa

La cantante señaló que “yo quiero tener una Yalitza en mi casa para que ame a mi hija”.

Por Redacción, 2019-02-22 22:23

México.- Yuri volvió a opinar sobre la actuación de Yalitza Aparicio —nominada al Oscar como Mejor Actriz— en Roma, pero esta vez con conocimiento de causa, pues ahora sí, confesó, ya vio la película.

“No había visto la película, pero quiero que sepan que yo quiero una persona así en mi casa.  El señor Cuarón, mis respetos; Yalitza, mis respetos; yo quiero tener una Yalitza en mi casa para que ame a mi hija”, dijo la cantante.

Sus palabras llegan apenas unas semanas después de que otra declaración polémica le valiera numerosas críticas, al decir que “mucha gente dice que si estás en Hollywood tienes que estar muy mexicana, pero muy bonita y cuerpazo y ella es todo lo contrario”.

La intérprete de “Maldita primavera” confesó que que la película la hizo llorar. “Te conecta con tu pasado, te conecta con México, te conecta con tus raíces. Nosotros somos indígenas, nuestra sangre viene de ahí”, añadió.

También habló de la controversia por la sesión de fotos de la revista ¡HOLA!, que algunos han calificado como racista, por haber “blanqueado” la piel de la actriz oaxaqueña.

“Me hubiera gustado ver en ¡HOLA! a Yalitza con un traje de la Guelaguetza, que es uno de los trajes más importantes de Oaxaca. En la revista la ponen demasiado pinceleada. Pienso que esa no es ella, lo bonito de ella es que es indígena”.

El domingo 24 de febrero sabremos si Yalitza Aparicio y el resto del equipo de Roma obtienen algunas de las diez estatuillas del Oscar por las que compiten.

#Trendy

Viento y bandera monumental arrojan a soldado por los aires

Algunos militares intentaron atrapar a su compañero que se elevó varios metros.

Por Redacción, 2019-02-22 22:24

México.- Un soldado fue lanzado por los aires durante un ensayo de izamiento de la bandera en el Parque Central El Palomar, en Chihuahua.

En un video compartido en redes sociales se observa cómo los fuertes vientos provocaron que un soldado quedara a atrapado entre los colores del lábaro patrio.

Durante el ensayo para el Día de la Bandera, el integrante de las fuerzas armadas cae segundos después entre la multitud.

Algunos militares intentaron atrapar a su compañero que vieron elevarse con los fuertes vientos.

Paramédicos y policías se llevaron al soldado con lesiones graves.