Miles de elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de la Secretaría de Marina (Semar) fueron desplegados para contener acciones de violencia previos y posteriores al día de la elección, que se celebrará el próximo domingo en Veracruz y en la frontera de Tamaulipas con Estados Unidos. Tan sólo en Veracruz, durante los últimos días, cuatro personas fueron ejecutadas en Poza Rica, una cabeza humana abandonada en Córdoba y existe una disputa declarada de tres organizaciones criminales por el control de la entidad. A partir de este viernes los comandantes de Batallones de la Sexta Región, con sede en La Boticaria, encabezada por el General Juan Manuel Rico Gámez, fueron advertidos de los posibles brotes de violencia en la jornada electoral, indica el diario Reforma. Aunque la instrucción no es patrullar las zonas cercanas a las urnas, sin concentrarse en cuarteles o bases cercanas a los "focos rojos", los militares tienen la orden de evitar choques violentos que provengan de la delincuencia organizada, señala el rotativo. "Hay alertas de que en unos 12 municipios grupos civiles armados van a inhibir el voto de los ciudadanos, nosotros actuamos en flagrancia y se aplica la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, la instrucción es evitar que estos grupos de personas causen miedo o provoquen violencia", indicó un mando de la 26 Zona Militar, ubicada en El Lencero y encabezada por el General Juan Arturo Cordero. De acuerdo con mandos militares desplegados en Veracruz y comandantes de la Policía Estatal, la violencia es latente en Poza Rica, Córdoba, Tezonapa, Orizaba, Coatzacoalcos, Tecolutla, Pánuco, Las Choapas, Acayucan, Minatitlán, Veracruz y Tantoyuca. Por otra parte, con el arribo de 500 elementos más de las fuerzas armadas a Reynosa, Tamaulipas el pasado lunes, la Sedena se alista para reforzar la vigilancia en la frontera durante este fin de semana, en el que se llevará a cabo la jornada electoral para elegir Gobernador, alcaldes y diputados locales. El mismo medio informó que dos aeronaves Hércules aterrizaron el lunes en el Aeropuerto Internacional "Benito Juárez" de Reynosa a las 12:30 con 500 soldados de fuerzas especiales para reforzar la vigilancia en la frontera. Este personal se suma a los mil 500 elementos castrenses que arribaron a finales de marzo pasado. Los militares se retiraron en diciembre del 2015, pero la violencia se recrudeció y regresaron a finales de febrero, ante el inminente inicio de las campañas electorales, dice el diario. En total son más de 3 mil agentes policíacos federales y 3 mil soldados los que recorrerán la frontera con EU para reforzar la seguridad este fin de semana electoral. Los 60 días de campaña transcurrieron entre detenciones de líderes, lugartenientes y cabecillas del crimen organizado, también se multiplicaron los enfrentamientos. Hubo continuos desmantelamientos de antenas de telecomunicaciones, de bandas de traficantes de indocumentados y de ordeñadores de gasoductos de Pemex. En ese contexto, los candidatos protagonistas se acusaron de vínculos con el narco, pero sin formalizar sus denuncias. Los soldados reforzarán la vigilancia en los municipios de Reynosa, Matamoros, Río Bravo, Nuevo Laredo, Miguel Alemán y San Fernando. Además, Reynosa es la base de operaciones de diversas corporaciones federales como la Secretaría de Marina, la Policía Federal Ministerial de la PGR y la Policía Federal. Estas fuerzas federales, junto con la Policía Estatal Acreditable Fuerza Tamaulipas y agentes de la Policía Ministerial Estatal, forman Bases de Operaciones Mixtas para recorrer en convoy las ciudades en busca de células del crimen organizado y realizar operativos de revisión y vigilancia.