El ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, resaltó que es plausible la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto, para establecer en la Constitución el matrimonio igualitario, pues reconocerá este derecho a todas las personas en el país.

En entrevista con Joaquín López Dóriga para Grupo Fórmula, destacó que la iniciativa del Ejecutivo federal recoge la jurisprudencia de la Corte, que va en función del Artículo 1 de la Constitución, que ya establece la prohibición de toda discriminación motivada por preferencias sexuales.

Recordó que lo que hizo la Suprema Corte desde 2012, fue establecer que derivado de este Artículo, es anticonstitucional cualquier norma que limite el matrimonio a hombre y mujer, y no acepte el matrimonio igualitario.

El ministro enfatizó que el país no puede pensar en un modelo de familia único heterosexual, pues todos los modelos merecen reconocimiento y la Constitución y el derecho tienen que irse adaptando a esta realidad.

La Constitución Mexicana y los tratados internacionales lo que hacen es reconocer el derecho que tienen todas las personas y todas las familias a gozar de la protección del Estado, agregó.

Sobre la posición de algunos sectores, entre ellos la Iglesia católica, Zaldívar Lelo de Larrea expresó que el tema de los derechos no es una cuestión de opinión, de foros o de votación, sino que deben ser respetados para todos, con independencia de que en algunos aspectos a quienes les estamos defendiendo el derecho sean minorías.

En ese sentido, señaló que “el énfasis de un Estado democrático constitucional moderno es la protección de las minorías frente a posible dictadura o abuso de las mayorías".

Señaló que es respetable que las iglesias, en su propio seno, establezcan sus propias reglas, pero el Estado laico debe proteger los derechos de todas las personas y la Constitución lo establece claramente.

Asimismo, Zaldívar Lelo de Larrea comentó que los derechos humanos no son disponibles para cada entidad federativa, sino que están en general en la Constitución, por lo que es obligación de todas las autoridades respetarlos.

Expuso que debido a que no se puede discriminar a las personas homosexuales que contraen matrimonio, lo lógico es que tengan los mismos derechos de una pareja heterosexual, como lo es el derecho a adoptar.

Al respecto, señaló que ha estudiado el tema a fondo y está convencido de que "no hay ninguna evidencia científica de que las parejas del mismo sexo tengan una connotación de prejuicios psicológicos o de ningún otro tipo a los menores".

Indicó que existen matrimonios del mismo sexo que son sanos, que educan chicos completamente sanos y hay una gran cantidad de matrimonios heterosexuales donde los niños tienen muchos trastornos psicológicos, “eso no deriva de la orientación sexual, las personas de cualquier orientación sexual tienen la misma dignidad, merecen el mismo respeto y pueden ser igual o mejores padres que otros", enfatizó.

Finalmente, el ministro de la SCJN confió en que esta iniciativa sea aprobada en el Congreso de la Unión, porque recoge la interpretación de la Corte y la no discriminación es un derecho que establece nuestra Constitución.

Con información de Notimex