EU.-El alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, decretó este viernes el toque de queda en medio de las protestas e incidentes por la muerte de George Floyd a manos de la policía.

La medida comenzará a regir a partir de las 8:00 PM (hora local) de este viernes en la ciudad del estado de Minnesota, centro norte de Estados Unidos, y continuará durante todo el fin de semana.

En concreto el toque de queda prohíbe movimientos y reuniones en público desde las 8:00 PM hasta las 6:00 AM del sábado, para luego volver a regir desde las 8:00 PM de ese mismo días hasta las 6:00 AM del domingo.

Las fuerzas de seguridad, el personal médico, los soldados de la Guardia Nacional desplegados y cualquier individuo que “necesite atención médica, debe alejarse de situaciones de riesgo o esté en condición de calle” están exceptuados de la medida.

No así los periodistas, que tendrán prohibido seguir con sus coberturas de los incidentes durante el toque de queda.

La violación de estas disposiciones está penada con hasta 90 días de prisión y multas de hasta mil dólares.

George Floyd murió el lunes por asfixia luego de soportar durante varios minutos la rodilla de un policía blanco sobre su cuello, y pronto se desató una ola de protestas masivas y de indignación que revivió el movimiento conocido como Black Lives Matters, contra los abusos policiales hacia la población afroamericana. El episodio fue registrado en un video.

“Por favor, por favor, por favor, no puedo respirar. Por favor”, se escucha a Floyd, mientras agoniza. Había sido detenido bajo sospecha de haber intentado usar un billete falso de 20 dólares en un supermercado.

El jueves por la noche, manifestantes enojados por la muerte de Floyd entraron a una comisaría en Minneapolis, en la tercera jornada consecutiva de protestas violentas. El enojo se intensificó después de que el fiscal del condado de Hennepin -con jurisdicción sobre Mineápolis-, Mike Freeman, compareciera el jueves para anunciar que no tenía intención de imputar cargos ni de detener a Chauvin.

Un video en vivo mostró a los manifestantes accediendo al inmueble, donde las alarmas de incendios y los aspersores sonaban a medida que se provocaban incendios.