#Suave Patria

Mintió AMLO, el Cisen sigue vivito y espiando

El nuevo centro de inteligencia a cargo de un militar ganadero funciona con el personal antiguo.

Por Redacción, 2019-04-06 09:16

México.- A 4 meses del cambio de gobierno, el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) opera con el 99 por ciento de los 3 mil 600 empleados que trabajaban en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), órgano de inteligencia responsable del espionaje político durante los gobiernos priístas y panistas.

Al mantener al mismo personal y sólo cambiar a la cabeza, este “nuevo” Centro hereda prácticamente los viejos vicios del Cisen: opacidad y falta de transparencia, espionaje (escuchas ilegales), exorbitantes salarios, falta de control y vigilancia, abusos y derroche del presupuesto público, que por cierto este último asciende a 2 mil 490 millones 693 mil 791 pesos (16 por ciento menos que el año pasado) para 2019.

Ese espionaje político que viene de gobiernos anteriores ha quedado al descubierto con la apertura de expedientes de la Galería Uno del Archivo General de la Nación (AGN), en donde se integraron 1 mil 937 versiones públicas del espionaje a personas, organizaciones e instituciones, elaborados por la Dirección Federal de Seguridad, la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales y la Subsecretaría de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación.

Esos expedientes, con 3 mil 201 legajos actualizados a julio de 2018, contienen información de escritores, intelectuales, periodistas, actores, empresarios, luchadores sociales, líderes sindicales, políticos extranjeros, narcotraficantes, expresidentes y funcionarios públicos mexicanos espiados por esas dependencias.

También hay documentos sobre empresas, organizaciones populares, guerrillas, partidos políticos, organizaciones religiosas e instituciones públicas como policías y gobiernos estatales, embajadas y universidades públicas.

Con una obesa plantilla laboral, aún permanecen en puestos clave cinco de siete coordinadores generales del antiguo Cisen y un contralor interno a modo que permitió abusos y excesos en ese órgano de inteligencia.

Lo más grave es que algunos de esos funcionarios que provienen de la vieja estructura del Cisen y que ahora ocupan cargos relevantes en el “nuevo” Centro de Inteligencia están a cargo de la seguridad nacional del país, y cuentan con amplios equipos de trabajo que en años anteriores fueron responsables del espionaje y persecución ilegal en contra de la población.

En la estructura del CNI aparecen 11 mandos superiores, de los cuales siete mantienen privilegios, tales como elevados salarios y otras prestaciones que les fueron asignadios en el gobierno de Enrique Peña Nieto. Por ejemplo, el sueldo integrado de esos funcionarios supera los 200 mil pesos mensuales y en algunos casos llega a los 250 mil, cuando la instrucción que salió de Palacio Nacional es que nadie puede ganar más que el presidente de la República, cuyo salario asciende a 108 mil pesos netos por mes.

Como es público, al frente del CNI está el general en retiro Audomaro Martínez Zapata, con 70 años de edad y la mayor parte de su vida activo en las Fuerzas Armadas, en donde también realizó una maestría en administración militar para la seguridad y defensa nacional, además de ser profesor de tácticas militares en la Escuela Superior de Guerra. Con ese expediente podemos decir que este general experto en seguridad tiene méritos suficientes para ocupar ese cargo y recibe un ingreso de 107 mil pesos al mes.

Pero los problemas empiezan con el segundo hombre al mando del Centro de Inteligencia, el abogado José Ángel Ávila Pérez, quien sin experiencia alguna en materia de inteligencia o seguridad nacional fue designado secretario general del CNI, con el único “mérito” de estar vinculado al secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, con quien fue secretario de gobierno en el Distrito Federal, además de ser “amigo” del secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo.

Algunos en dicho Centro aseguran que Ebrard recomendó a Ávila con el general Audomaro, para así tener acceso a información de inteligencia que le permita perfilarse a una posible candidatura presidencial dentro de 5 años; otros afirman con mayor certeza que Ávila cayó de la gracia de Marcelo y que fue el secretario Alfonso Durazo quien lo infiltró en el CNI, para tener un control de la sensible información que allí se procesa.

Esta segunda versión de cómo llegó Ávila Pérez a ocupar un importante cargo en el CNI puede ser la de mayor credibilidad, sobre todo por algunos antecedentes ocurridos entre el general Audomaro y Alfonso Durazo.

El año pasado, cuando ya era presidente electo Andrés Manuel López Obrador, hubo un fuerte enfrentamientio entre ambos funcionarios que por poco llega a los golpes. Ocurrió por el mes de octubre de 2018: entonces, el general reclamaba a Durazo su negligencia y negativa de cooperar con la nueva responsabilidad que le había encargado el presidente.

Por eso, nada extraño sería que ahora Durazo recomendara a Ávila Pérez para un puesto que no tiene experiencia ni conocimiento, pero sí para reportarle lo que pase al interior de ese Centro de Inteligencia. Un espía, pues. Además, al interior del CNI han escuchado decir al secretario general que sólo civiles deberían de ocupar los cargos más importantes.

La designación de Ávila Pérez nos recuerda al nombramiento de Eugenio Ímaz al frente del Cisen en el sexenio pasado, pues también sin experiencia alguna en las áreas de inteligencia y seguridad ocupó con desparpajo la Dirección General, con las consecuencias de un desmantelamiento de ese órgano y su uso faccioso para beneficiar a grupos políticos de los estados de México y de Hidalgo.

Pero lo que nadie puede explicar, es cómo Ávila Pérez, sin experiencia alguna en áreas de inteligencia y seguridad, pudo colarse hasta la Secretaría General del CNI, pues su experiencia laboral se limita a ocupar una curul como diputado plurinominal y haber sido secretario de gobierno en la capital del país con su entonces jefe Marcelo; además cuenta con un diplomado en derecho electoral por la Universidad Iberoamericana, lo cual tampoco le alcanza para ser el segundo al mando de ese nuevo Centro de Inteligencia. Sabrá esto el presidente Andrés Manuel López Obrador, porque ocupar un cargo público tan relevante y especializado sin tener la experiencia necesaria también es corrupción.

Aunque será en lo siguientes meses cuando se pueda empezar a analizar su trabajo como secretario general, el abogado Ávila Pérez aspira a sustituir al general Audomaro si éste sale del CNI para irse a dirigir la Guardia Nacional, lo que de ocurrir sería doblemente grave, pues en los últimos gobiernos del PRI y el PAN hubo sólo improvisados al frente de la seguridad nacional y las consecuencias de ello ahora se viven con una mayor violencia en todo el país, el crecimiento del crimen organizado, una corrupción desbordante en los tres Poderes de la Unión y un alto nivel de injusticia e impunidad agravante para todos los mexicanos.

Lo único positivo del nombramiento de Ávila Pérez es que el salario de este funcionario es menor al del presidente de la República y al de su jefe el general Audomaro.

En la estructura bajo el mando de Ávila Pérez está la Dirección de Control de Confianza, a cargo de Luz del Carmen Díaz Galindo –quien se encarga de examinar que los 3 mil 600 empleados tengan facultades aptas (tanto intelectiuales como técnicas) para trabajar en este órgano de inteligencia–, una vieja conocida en el antiguo Cisen, pues desde el gobierno panista de Felipe Calderón asumió esa misma Dirección y allí no hay cambio alguno, a pesar de que muchos empleados del antiguo Cisen y ahora del CNI, no reunen los requisitos para trabajar alli ni han opasado los exámenes de control de confianza.

Antes de trabajar en el Cisen, Díaz Galindo se desempeñó como titular del Centro Nacional de Certificación y Acreditación del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Para seguir con la estructura bajo control de Ávila Pérez, están la jefa del Departamento de Control de Gestión, Alejandra Cruz Escamilla; la subdirectora de Control y Seguimiento, Blanca Muñoz Cabrera, y la subdirectora de Evaluación, Martha Patricia Lara Díaz.

#Suave Patria

AMLO homenajea a marinos muertos al caerse un helicóptero

El presidente dijo «que mandamos un abrazo fraterno y nuestro pésame a los familiares de los marinos quienes perdieron la vida combatiendo incendios forestales”.

Por Redacción, 2019-05-25 14:27

México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador envió su pésame y rindió un homenaje a los elementos de la Secretaría de Marina-Armada de México (SEMAR), quienes la víspera perdieron la vida al caerse el helicóptero en que viajaban en acciones de combate de incendios forestales.

“Abro paréntesis para decir que mandamos un abrazo fraterno y nuestro pésame a los familiares de los marinos quienes perdieron la vida cumpliendo con su deber, combatiendo los programas de incendios forestales”, dijo el mandatario federal.

Como un homenaje y muestra de solidaridad a sus familiares, a quienes dijo: “no están solos”, nombró uno a uno a los elementos caídos en cumplimiento de su deber, y al término añadió: “murió por la Patria”, que también fue coreado por los asistentes.

Se trata del capitan Miguel Ángel Ramos Machorro; de los Tenientes José de Jesús Medina Santiago y Carlos del Toro Rosas, así como de los marinos Misael Maneses Maldonado y Andrés Valdovinos López.

“¡Que vivan los marinos y soldados de Mexico¡ ¡Viva¡ ¡Viva¡”, expresó López Obrador en la sede del deportivo municipal donde estuvo acompañado por el gobernador Diego Sinhue Rodríguez, así como por la secretaria de Bienestar, María Luisa Albores González, y legisladores locales y federales.

De acuerdo con la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar), los hechos ocurrieron en una zona aproximadamente a 89 kilómetros al norte Jalpan de Serra, Querétaro, dónde fue posible localizar los restos del helicóptero MI-17.

#Suave Patria

Ciudad solar, el programa que fomenta calentadores ecológicos en CDMX

La jefa de gobierno precisó que con su aplicación se dejarían de emitir dos millones de toneladas de dióxido de carbono.

Por Redacción, 2019-05-25 14:15

México. Notimex.- La implementación de calentadores solares en negocios y viviendas, de sistemas fotovoltaicos en la Central de Abasto y una micro-eléctrica en el Sistema Cutzamala, que forman parte del Programa Ciudad Solar, permitirá una importante reducción de contaminantes, aseguró Claudia Sheinbaum.

En la presentación del programa, la jefa de gobierno de la Ciudad de México precisó que con su aplicación se dejarían de emitir dos millones de toneladas de dióxido de carbono.

Entre las medidas de esta iniciativa, mencionó los calentadores para elevar la temperatura del agua en comercios, zonas residenciales y pequeños negocios.

En ese sentido, anunció que este año se inicia con una inversión de subsidio directo y financiamiento de crédito blando de 6.0 por ciento para la instalación de dichos sistemas en 240 molinos de nixtamal de la Ciudad de México.

Señaló que lo anterior se suma a la instalación de sistemas fotovoltaicos en edificios gubernamentales con inversiones públicas financiadas y privadas, de los cuales el primero se refiere a que los ahorros generados en tarifas eléctricas serían parte de la inversión para instalar paneles fotovoltaicos.

La mandataria capitalina expuso además que en la Central de Abasto, la instalación de una planta fotovoltaica no había sido posible debido a la necesidad de financiamiento por 600 millones de pesos, pero ahora ya se cuenta con un sistema de financiamiento.

Comentó que también se prevé la instalación de una micro-eléctrica, la cual tiene el visto bueno de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para su instalación en la zona del Cutzamala por parte del Sistema de Aguas de la Ciudad de Mexico.

Por su parte, el director general de Desarrollo y Sustentabilidad Energética, Alberto Valdés, expuso que el mercado ambiental no sería posible sin el personal especializado en la materia, por lo que este año se capacitará mil técnicos.

Refirió que el proyecto para instalar sistemas de energías solares en 240 molinos, que se realiza con estrategia y asesoramiento del Programa de las Naciones Unidad para el Desarrollo (PNUD) con un financiamiento de 80 millones de pesos, podría ampliarse en 2020 a 400 negocios como restaurantes, lavanderías y hoteles, así como a 134 mil viviendas con calentadores solares.

Afirmó que estas medidas se suman a iniciativas relacionadas con biodigestión de los residuos de la Central de Abasto y del Bordo Poniente, aunado a la recuperación de aceite comestible quemado para generar biodisel.

Este programa que cuenta con aliados como el Banco Interamericano de Desarrollo, el PNUD, el Banco Mundial, instituciones educativas como la UNAM, el IPN y la UACM, así como la CFE y la Secretaría de Energía, por mencionar algunas instituciones.

#Suave Patria

Jóvenes buscan un pupitre en el Instituto Politécnico Nacional

Aunque más de 104 mil 800 jóvenes realizarán este fin de semana el examen de admisión al Politécnico Nacional, sólo habrá lugar para 30 mil 935.

Por Redacción, 2019-05-25 13:25

México.- Aunque más de 104 mil 800 jóvenes realizarán este fin de semana el examen de admisión al Politécnico Nacional, sólo habrá lugar para 30 mil 935, dio a conocer la secretaria de Servicios Educativos de la institución, María Guadalupe Vargas Jacobo.

En entrevista en las instalaciones de la Escuela Superior de Cómputo (Escom) en Zacatenco, donde cientos de aspirantes realizan el examen del primer turno, aseguró que el Instituto Politécnico Nacional (IPN) hizo un gran esfuerzo para aumentar su oferta de este año, que fue de 6.8 por ciento.

Sin embargo, indicó que esta vez, tan sólo para nivel superior, la demanda de aspirantes fue de 98 mil estudiantes, cuando el año pasado fue de menos de 85 mil.

Vargas Jacobo precisó que las carreras con mayor demanda en la institución son Mecatrónica, Informática, Medicina, Biológicas, Psicología, Turismo, Negocios Internacionales y Contaduría, y que 15 por ciento de los aspirantes que realizarán en examen en la Ciudad de México pertenecen a otros estados del país.

Entre este sábado y domingo y en dos horarios, se celebrará la aplicación del examen de admisión para el nivel superior de las modalidades escolarizado y no escolarizado, y nivel medio superior no escolarizado para el ciclo escolar 2019-2020, refirió.

Detalló que más de 103 mil aspirantes aplicarán su examen en 13 sedes en la Ciudad de México y en la Zona Metropolitana y cerca de mil en 17 representaciones politécnicas en el interior de la República Mexicana.

La única forma de ingresar a la institución es a través del examen de admisión, mientras que los resultados del examen serán dados a conocer en la página www.admision.ipn.mx, y para los niveles superior escolarizado el 10 de julio y para los medio superior y superior no escolarizado el 3 de junio.

“Cada vez hemos buscado blindar más nuestro examen con diferentes mecanismos que garantizan que no haya copia; tenemos 14 versiones de examen, es así que los aspirantes no podrán copiar”, aclaró.

Afueras de los salones en la Escom también se encuentra personal de servicios de salud, a fin de vigilar que los alumnos se encuentren en óptimas condiciones para presentar el examen, en especial los que hicieron largos viajes desde otros estados del país.

“También tenemos una sala especial para las chicos con discapacidad donde se les brinda una atención más estrecha”, agregó por su parte el doctor Cuauhtémoc García, encargado del Servicio Médico de la Escom.