México.- La periodista de investigación Anabel Hernández, experta en la operación de los cárteles de la droga mexicanos, señaló que el modelo de seguridad propuesto por Andrés Manuel López Obrador, de combatir al crimen organizado a través de programas sociales, es 'equivocado'.

"Bien por el señor López Obrador, yo le aplaudo que no continúe con la política de Fox, Calderón y de Peña Nieto de aliarse con un cártel", aseveró en entrevista para Aristegui en Vivo.

"Pero el modelo de demos más escuelas, más leche, más pan, más trabajo no va a solucionar, per se, la situación. Debe haber un Estado fuerte, sólido, no que vaya y masacre o se ponga a balazos con el primer rufián que se le ponga en su camino, pero que ponga una línea clara, que, al menos, ponga límites a esta delincuencia".

Hernández expuso que la tesis de este nuevo gobierno es que el origen del crimen y de la violencia que predomina en el país es la pobreza y la injusticia social.

Por esto, la periodista apuntó que combatir solo estos dos factores no derivaría en la disminución de los índices de criminalidad e impunidad de los cárteles.

"No es así, esta fórmula es equivocada, y el ejemplo holandés es fundamental" argumentó Hernández.

Anabel detalló que Holanda es uno de los países más prósperos y equitativos del mundo, fue también uno de los primeros en legalizar el consumo de cannabis.

La periodista dijo que, como ejemplo de que la pobreza no genera criminalidad, en Holanda, productores legales de mariguana, luego migraron al mercado de las metanfetaminas, convirtiendo a Holanda en uno de los principales productores de este tipo de substancias en el mundo.

"Esto lo hacen porque pueden, no porque la gente se esté muriendo de hambre, no es que haya injusticia social".

Además, añadió que la impunidad es el factor central que explica el aumento de la participación de los holandeses en la producción y tráfico de droga, explicó: "Lo hacen porque no hay una autoridad que los frene".

Continuando con el ejemplo de la operatividad de los grupos criminales que operan en Europa, Hernández destacó cómo las disputas para controlar la distribución en las grandes ciudades como París y Berlín se arreglan sin masacrarse unos a otros como sucede en México.