México.- La desaceleración económica que se registró en el primer trimestre de 2019 pone en un predicamento al Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, pues presionará los ingresos y complica su agenda de políticas públicas, destacó este lunes la agencia de calificación crediticia Moody’s.

La firma consideró que una contracción de 0.6 por ciento en las manufacturas y otras industrias altamente dependientes de la mano de obra fue un factor de peso sobre el bajo crecimiento del trimestre, y al comparar este dato con el ya de por sí bajo avance del cuarto trimestre de 2018 (de 1.7 por ciento), se hace evidente que “el momento económico negativo está cobrando velocidad”, dijeron analistas de la calificadora estadounidense en una nota de análisis.

Según Moody’s, el crecimiento menor al esperado causó que el gobierno respondiera con un recorte presupuestal. En los precriterios económicos para 2019, publicados a principios de abril, Hacienda indicó que un menor crecimiento del PIB reduciría los ingresos del sector público en 0.5 por ciento y que serían necesarios recortes al gasto de una magnitud similar para compensar.

“Las preocupaciones sobre las prioridades políticas potencialmente conflictivas del Presidente López Obrador socavan la confianza del mercado, amenazan con frenar aún más las inversiones ya deprimidas y pesan sobre las perspectivas económicas de México”, destacó la calificadora.