Cuernavaca, Morelos.- De acuerdo con el Instituto de las Mujeres para el Estado de Morelos uno de los delitos que más se comete en las unidades del transporte público colectivo es el acoso sexual.
Sin embargo la falta de información sobre este ilícito provoca que las víctimas, en su mayoría mujeres, no lo denuncien.
“No tenemos denuncias, o sea, es muy difícil que se identifique el hecho”, expresó María Teresa Domínguez, directora general del Instituto de las Mujeres para el Estado de Morelos.
Para combatir este delito, visibilizarlo y castigar a los acosadores, operadores del transporte público y autoridades del gobierno del Estado acordaron iniciar una campaña.
“Es hacer un ejercicio de coordinación entre lo que es el Estado, la institución de nuestro gobierno y los transportistas para favorecer a las mujeres que  utilizan el transporte público  y visibilizar que hay delitos que se cometen al interior que no se denuncian porque se desconoce que es una falta  y este es el motivo de la campaña”, dijo María Teresa Domínguez.
La primera etapa de la campaña consiste en colocar información  en la parte trasera de las unidades del transporte público colectivo y en el interior con los números de emergencia en los que las víctimas pueden denunciar este delito.
“Ustedes saben que tenemos un decreto de alerta de violencia de género que mandata tener acciones que transversalicen  la perspectiva de género, la visión de que en la diferencia somos iguales y de que merecemos un trato digno en todos los momentos y en todos los lugares en la entidad. No tenemos una  estadística precisa porque pocas mujeres denuncian este hecho, por esa razón esta campaña va primero a posicionar en la conciencia de las y los morelenses que es una falta, que es un delito que deben denunciar.
“Tenemos ahí el número de la denuncia al 911, es muy importante que utilicen la aplicación (de los teléfonos móviles) , está muy fortalecida desde el C5, es un número nacional en el que se atienden este tipo de denuncias y ahí pueden buscar cómo darle seguimiento a este proceso, de  todas maneras estamos como Instituto para que en la asesoría jurídica que podamos darles a cada una de las usuarias que sufran de este delito puedan darle la continuidad necesaria a este proceso”, expresó Domínguez.
Otra etapa de la campaña es la capacitación a los operadores de las unidades del transporte público colectivo.
“La intención básicamente es crear las condiciones, junto con  la capacitación que vamos a iniciar en la primera quincena de febrero a todos los operadores y certificarlos a que todos contribuyamos a combatir este acoso en las unidades de transporte público”, dijo David Martínez, Secretario de Movilidad y Transporte en la entidad.
Con la capacitación, agregó la directora del Instituto de las Mujeres, los choferes sabrán cómo reaccionar ante el delito de acoso sexual.
“Pedirle al agresor que abandone la unidad, es lo único que estamos pidiendo desde los operadores porque es muy complejo que ellos se conviertan en autoridad en un momento dado y puedan detener a una persona”, expresó.
La tercera etapa de la campaña consiste en la instalación de cámaras de vigilancia en el interior de las unidades, las cuales estarán conectadas directamente al Centro de Coordinación, Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo (C5), cuyo personal será alertado mediante la activación de un botón de pánico.
“Ese tipo de cámaras tiene un costo de 30, 35 mil pesos, tiene un botón de pánico que cuando el operador ve que está sucediendo un delito dentro de la unidad va a accionar ese botón y ese botón va a llegar a C5 e inmediatamente se va a conectar C5 dentro de las cámaras que pretende tener las unidades del transporte colectivo y de ahí ya surgirá el apoyo de la policía para que vayan a ver qué es lo que está pasando en esa unidad”, expresó Aurelio Carmona, Presidente de la Asociación de transportistas Rutas Unidas.
Se prevé que en los próximos días esta campaña se extienda a los taxis que operan en la entidad.
Por ahora solo 11 unidades de las 850 que conforman la organización Rutas Unidas tendrán colocada en la parte trasera la propaganda en contra del acoso.
Y solo una cuenta con dos cámaras de seguridad.