Cuernavaca, Morelos.- La nueva normalidad llega a Morelos cuando en la entidad suman 3 mil 236 casos de COVID-19, de los cuales 217 permanecen activos, y 712 defunciones provocadas por la pandemia.

A la fecha se han descartado 2 mil 831 casos y están como sospechosos 524.

En las últimas 24 horas también se registró el contagio de 13 mujeres de los municipios de Ayala, Cuautla, Cuernavaca, Jiutepec y Jojutla, de las cuales 10 se encuentran en aislamiento domiciliario, dos hospitalizadas con estado de salud grave y una como no grave.

Además de 8 hombres de Cuautla, Cuernavaca y Xochitepec; de los cuales seis mantienen aislamiento domiciliario, uno está hospitalizado reportado como grave y uno como no grave.

De los 3 mil 236 casos confirmados, el 60 por ciento está recuperado, el 10 en aislamiento domiciliario, el 8 por ciento en hospitalización y el 22 por ciento ha perdido la vida.

Cuernavaca encabeza la lista de los municipios con más contagios al registrar 841, seguido de Cuautla, con 448; Jiutepec, 286; Jojutla, 154; Temixco, 131; Ayala, 129; Zacatepec, 125; Emiliano Zapata, 113; Xochitepec, 107 y Xoxocotla, 92.

Tras el cambio de color del semáforo epidemiológico para Morelos, a partir de este lunes 6 de julio la entidad ingresará a la denominada nueva normalidad.

En consecuencia restaurantes y hoteles podrán operar al 50 por ciento de su capacidad, servicios religiosos, cines, teatros y centros culturales en espacios cerrados al 25 por ciento de su aforo total.

Las actividades esenciales y no esenciales en micro y pequeñas empresas se reanudarán con el 30 por ciento de su capacidad y con una plantilla laboral de hasta 30 trabajadores por tienda, además de la señalización de flujos para el tránsito de clientes.

Los eventos deportivos podrán realizarse sin público; peluquerías, estéticas y barberías operarán con previa cita; mercados y supermercados funcionarán con un aforo del 50 por ciento y una persona por familia.

“El cambio a naranja no es un desconfinamiento general, sino el ingreso a una nueva normalidad, el cual debe ser gradual, ordenado y sobre todo responsable”, informó la Secretaría de Salud estatal.