Cuernavaca, Morelos.- En una reunión el Alcalde Antonio Villalobos Adán y el Obispo de la Diócesis de Cuernavaca, Ramón Castro Castro, acordaron las condiciones bajo las cuales se llevará a cabo la feria con la que se conmemorarán 300 años de la aparición de la Virgen de Los Milagros.

Entre las medidas están el restringir los días de cierre vial de la Avenida Emiliano Zapata, donde se desarrolla la feria; no otorgar permisos para comercio foráneo, impedir la venta de alcohol, autorizar la venta de comida solo para llevar.

El Ayuntamiento informó que Villalobos Adán manifestó que ahora que se conmemorarán los 300 años de la aparición de la Virgen de Los Milagros, la feria esta se llevará a cabo con restricciones en cuanto a los días de duración y al cierre de la vialidad de la avenida Emiliano Zapata, a altura de la Glorieta de Tlaltenango y hasta el semáforo de La Pradera.

El Alcalde adelantó que no se otorgarán permisos para comerciantes foráneos, que no habrá venta de alcohol y que se aplicarán todas las medidas sanitarias necesarias para proteger la salud de quienes asistan a los servicios religiosos.

“La venta de comida será únicamente para llevar y la capacidad instalada de los espacios se restringirá a menos del 50 por ciento en comparación con años anteriores. Todo lo anterior irá acompañado con un operativo para evitar conglomeraciones.

“Que quede claro, si habrá organización de festividades religiosas en honor a la Virgen de los Milagros, pero no feria con un sentido comercial, como en años anteriores, pues las condiciones actuales de la pandemia obligan a estas adecuaciones a una de las más importantes tradiciones no solo de Cuernavaca o de Morelos, sino del calendario nacional”, expresó Villalobos Adán.

En el encuentro el alcalde también le planteó al Obispo su inquietud de que los centros de culto regresen a acompañar a las personas que necesitan paz, consuelo y esperanza.