México.- De cara a la renovación de la dirigencia nacional de Morena han abierto varias batallas y pugnas al interior del partido que han permeado en diferentes puntos del partido que fundó Andrés Manuel López Obrador. Primero fue la batalla por las candidaturas a los gobiernos de Baja California y Puebla, entre Yeidckol Polevnsky y Ricardo Monreal. Ahora desde el ámbito legislativo surgen nuevos conflictos al interior de Morena.

Batres, Monreal y la guerra por el Senado

La temprana intención de Martí Batres para reelegirse como presidente de la Mesa Directiva del Senado abrió la batalla con el coordinador de Morena en la Cámara Alta, Ricardo Monreal. Así, el pasado 19 de agosto los morenistas tuvieron cónclave para hacer una votación interna, donde estuvieron incluidas las legisladoras del Partido Encuentro Social (PES).

La votación no favoreció a Batres Guadarrama y se optó por Mónica Fernández Balboa. La decisión, sumada a la incorporación del PES en el proceso, fue criticada por el todavía presidente de la Mesa Directiva del Senado quien demandó la inclusión del PT, ya que forman parte de la alianza Juntos Haremos Historia; además, que en harás de hacer valer el argumento de la paridad de género, Ricardo Monreal renuncie a la coordinación y su lugar sea tomado por una mujer.

Entre acusaciones y desmentidos por parte de Monreal y Batres, el presidente López Obrador ya se pronunció por no perder de vista los ideales y valores que deben prevalecer en la fuerza política.

Por su parte, Batres sigue buscando apoyos, pues será en el Pleno del Senado de la República, junto con el resto de los grupos parlamentarios, la propuesta que encabece el Senado de la República para el segundo año de la 64 Legislatura que comienza el próximo 1 de septiembre.

Surge nuevo conflicto interno en San Lázaro

La Cámara de Diputados había evitado algún conflicto interno, incluso así lo dejó ver el presidente de la Mesa Directiva de San Lázaro, Porfirio Muñoz Ledo, en una serie de tuits acompañado de Mario Delgado, líder de la bancada morenista y destacando la buena relación y comunicación. Sin embargo, a escasos días del conflicto Batres-Monreal, y un día después de que se dio a conocer la convocatoria para los aspirantes que buscan la dirigencia nacional, dos legisladoras se lanzaron contra su correligionario, Sergio Mayer.

La disputa pública tuvo como escenario la comparecencia de Alejandra Frausto, secretaria de Cultura, donde las legisladoras Inés Parra y María de los Ángeles de la Huerta se lanzaron contra el presidente de la comisión de Cultura, por “manosear indebidamente” el presupuesto del rubro.

Inés Parra acusó a Mayer Bretón de recibir “moches” del 30% a cambio de aprobar distintos proyectos. Incluso apuntó que tiene testimonios de beneficiados que pagaron casi una tercera parte del costo de la obra a su compañero de bancada. En respuesta, el diputado pidió que si tiene pruebas las presente.

Además señalaron un “desequilibrio financiero” por la intervención del también actor en el diseño del presupuesto. En tanto la diputada María de los Ángeles Huerta reprochó que Sergio Mayer propuso la comparecencia de Frausto “para golpearla”.

Tras lo sucedido, en un comunicado, la bancada de Morena en San Lázaro rechazó cualquier señalamiento en contra Sergio Mayer Bretón “por inexistentes procesos de gestión de recursos”.

“Reprobamos las acusaciones públicas en contra de nuestro compañero Sergio Mayer Bretón, y sostenemos que el Grupo Parlamentario de Morena se mantiene en unidad para erradicar la corrupción y realizar un gasto eficiente del dinero público”, dice el comunicado.