Guerrero.- Un bloque de regidores de Morena denunció públicamente al alcalde capitalino Antonio Gaspar Beltrán, por actuar con total opacidad en el caso de la contratación de la empresa LEA Servicios S.A de C.V a la que se le concesionó el manejo de los residuos sólidos.

De acuerdo con los ediles, la mayoría de los integrantes del cabildo aprobó contratar los servicios de dicha empresa hasta por un periodo de 30 años, a cambio de que se le pague alrededor de 30 millones de pesos anuales, cerca de 84 mil pesos diarios.

La empresa LEA Servicios S.A de C.V sería propiedad de Espiridión Flores Campos, un presunto empresario local. Aunque no se tienen mayores detalles, los regidores señalaron que la empresa habría sido recomendada por la diputada Norma Otilia Hernández Martínez.

El regidor morenista Samir Ávila Bonilla señaló que en el proyecto que presentó la empresa que se encargaría del manejo de residuos en el municipio, no se encuentra la generación de energía eléctrica a través de procesos de combustión como lo afirmó Gaspar Beltrán.

Para el edil, la contratación de la empresa no solo significaría un endeudamiento de 30 millones anuales para el municipio, sino que los terrenos puedan ser utilizados como sitio de disposición final, puedan provocar daños importantes en mantos acuíferos.

Según la regidora Blanca Alicia Camacho, los terrenos que albergarían el nuevo centro de disposición final, estarían ubicados en Mazatlán y Amojileca, zonas que aportan agua para Chilpancingo.

Señaló que en el manual que presentó la empresa a los ediles, se aclara que esta no trabajará en la separación de residuos ni en su combustión para generar energía eléctrica, sino que solo busca el “enterramiento” de la basura, como en el viejo basurero ubicado en la colonia La Cinca.

En la conferencia de prensa, estuvieron presentes los regidores de Morena, Itanduvi Villalba Nájera, Samir Ávila Bonilla, Manuel Vargas Barrientos, Guadalupe Almazán Morales y Blanca Alicia Camacho De la Cruz, del Partido de la Revolución Democrática.

El grupo de regidores, junto con Lino Castillo Candia, quien no asistió al encuentro por cuestiones de agenda, han asumido un papel como los principales opositores del gobierno de Antonio Gaspar Beltrán, luego de negarse a aprobar el presupuesto de egresos del municipio.

Samir Avila señaló que por el caso, los regidores opositores han sido violentados por el alcalde Antonio Gaspar Beltrán, a tal grado de ser señalados como “mentirosos” por estar en desacuerdo con dicho contrato que a todas luces sería ilegal.