México.- El ‘perdón y punto final’ a los funcionarios corruptos, que sometería a consulta Andrés Manuel López Obrador, ha generado controversia dentro del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Para el coordinador de los morenistas en el Senado, Ricardo Monreal, la persecución penal contra quienes han cometido actos de corrupción debe continuar el próximo Gobierno.

“La ley debe aplicarse sin excepciones”, afirmó el senador, quien si bien se dijo respetuoso de la posición del presidente electo en el tema, reiteró que “la ley debe aplicarse sin excepciones”.

Sostuvo que no es persecución política contra adversario, es simplemente la aplicación de la ley.

Salomón Jara, vocero de la bancada parlamentaria, consideró que esa decisión de López Obrador le traerá un costo político, pero se implementará “para no distraerse de lo que se va a ocupar, porque se ha dejado un país muy tirado, inseguro, con mucha pobreza, y hoy se requiere la mayor atención, la mayor dedicación a las políticas que se deben aplicar ya en todo el país”.

En tanto, Cristóbal Arias, también senador de Morena, comentó en conferencia de prensa con Jara, que se ha malinterpretado el posicionamiento del tabasqueño, pues lo que quiso decir es que políticamente no se va a distraer en venganzas y persecuciones políticas o de distinta naturaleza.