Guerrero.- Después las exitosas elecciones de Morena, el pasado 1 de julio, este martes la militancia celebrará el quinto aniversario de su fundación sin un líder que abandere una oposición real al gobierno del priista Héctor Astudillo Flores.

La reciente designación de Nora Velázquez Martínez como delegada especial del Comité Ejecutivo Nacional de Morena en Guerrero, no ha sido reconocida como legítima por un sector del partido, quién sí reconoce al Comité Ejecutivo Estatal.

En los últimos cuatro años, Morena pasó de tener un solo escaño en el Congreso del Estado a formar una bancada inicial de 22 integrantes, más la adhesión de los diputados Celeste Mora Eguiluz y Servando de Jesús Salgado Guzmán.

En las pasadas elecciones, la coalición Juntos Haremos Historia venció en 16 municipios, entre los más importantes fueron Acapulco e Iguala. Y un segundo lugar histórico en Chilpancingo, que desde hace más de 70 años había sido cuna del priismo estatal.

La confrontación ideológica entre grupos internos, ha provocado un desgaste entre los representantes populares, el cual ha tocado la cuestión interna de la bancada, y hasta los ayuntamientos.

La propia delegada de Morena, a la que se le ha reprochado la falta de un documento que valide su cargo, encabezará mañana un encuentro con la militancia a cinco años de su fundación.

Mientras que en el Poder Legislativo, las bancadas del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Partido Revolucionario Institucional (PRI) mantienen maniatada a una bancada morenista dividida.

Por otra parte, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, otro de los líderes de Morena y quien encabeza la representación del gobierno federal en Guerrero, encabeza una mesa de trabajo para inspeccionar la entrega de fertilizante gratuito, en una cuenta regresiva para garantizar la gobernabilidad en el estado.