México.-A los 95 años de edad murió en Nottingham, Reino Unido, Stewart Adams el científico que desarrolló el ibuprofeno, uno de los analgésicos indispensables del mundo, de acuerdo a la lista de Medicamentos Esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Adams nació en una familia humilde, su padre era ferrocarrilero; tenía problemas de visión y había por lo que fue degradado a un empleo menos cualificado en la localidad de March, un centro ferroviario en el este de Inglaterra. En 1939, cuando apenas tenía 16 años, Stewart abandonó sus estudios y entró a trabajar, gracias a un amigo de la familia, como aprendiz en Boots, una cadena local de farmacias.

El gusto por la profesión lo llevó a estudiar en sus ratos libres las ciencias farmacéuticas, se doctoró casi con 30 años. En 1953, la cadena Boots le solicitó encontrar un fármaco que fuera tan efectivo que la aspirina, en 1969 él británico les entregaría el ibuprofeno, el producto estrella de la compañía.

“¿Quién podría haber previsto hace más de 35 años que al buscar un medicamento para el tratamiento de la artritis reumatoide aparecería un vínculo entre las quemaduras solares en las cobayas, el dolor de cabeza, el dolor de muelas y el dolor menstrual?”, se preguntó el propio Adams en 1992, en la publicación especializada The Journal of Clinical Pharmacology, en la que sentenció “La suerte solo favorece a la mente preparada”.

Hoy, las ventas anuales de ibuprofeno en el mundo alcanzan los 3 mil millones de dólares, al año.