México.-El popular astrólogo Walter Mercado falleció la noche del sábado alrededor de las 21 horas en el Hospital Auxilio Mutuo, de San Juan, Puerto Rico, por una aparente falla renal. Tenía 87 años.

El portavoz de la familia, Omar Matos, confirmó la noticia. “Lamentablemente, en horas de esta mañana recibí la llamada de una de sus sobrinas, Ivonne. Hasta ahora se presume que la muerte se debió a un aparente fallo renal. Murió acompañado de la familia, murió tranquilo. La familia pido un espacio”.

Walter Mercado Salinas había enfrentado problemas de salud desde hace meses, pues a inicios de este año sufrió una caída en su casa en Puerto Rico, lo que le ocasionó una fractura en la espalda.

“Los doctores me dijeron que estoy estupendo, y me están atendiendo muy bien, fue algo muy simple una fracturita que tenía desde hace mucho tiempo. Ahora tengo un poco de tos en la garganta pero estoy en una curación total. Todo está muy bien, ya me siento bien, camino por la casa estupendamente y estoy trabajo en mis proyectos… Fue una fractura mínima, no tuvo gran importancia, hasta pude asistir al reconocimiento que me dio el. Estoy en óptimas condiciones tomando mucha agua, y me estoy curando poquito a poco”, declaró en una entrevista con el periódico El Nuevo Día.

Ya desde finales de octubre se hablaba de que Mercado Salinas había sido internado en un hospital de San Juan y se encontraba estable.

A Walter se le recordaba por su peculiar imagen y manera de ofrecer sus horóscopos diarios, que siempre finalizaba con las palabras “mucho, mucho amor” y un beso para su público.

Antes de ser astrólogo, Walter Mercado fue actor, bailarín y escritor. En 2010, como resultado de una batalla legal, perdió los derechos para explotar comercialmente su propio nombre y pasó a llamarse entonces Shanti Ananda.

“Tuve una revelación espiritual que recibí y que me dijo que de ahora en adelante me haré llamar Shanti Ananda, mi nombre auténtico en lo místico. Me decía el ser de luz que se me apareció que se necesita más gente de luz en el mundo como yo para ayudar”, explicó a El Nuevo Día acerca de su nuevo nombre.

“La gente va a entrar en la vibración como un sunami de paz, de felicidad, de amor en sus vidas. El público me conoce por 50 años. Es una reinvención de mi ser, ha surgido un nuevo maestro espiritual. Nada cambia, ahora tengo una actitud más espiritual, estoy más abierto a la luz de Dios y me siento más cercano a la gente”, añadió sobre la nueva etapa que estaba iniciando.