Ciudad de México.-El escritor barcelonés Carlos Ruiz Zafón ha fallecido a los 55 años en su domicilio de Los Ángeles (EE. UU.) como consecuencia del cáncer que sufría desde hacía dos años, ha informado el Grupo Planeta. Considerado el escritor español más leído del mundo en los últimos años, las obras de Ruiz Zafón, como 'El cementerio de los libros olvidados', 'La sombra del viento' y 'El juego del ángel', se han convertido en best-sellers internacionales.

Tras estudiar ciencias de la información y dedicarse a la publicidad, Ruiz Zafón dio el paso de dedicarse en exclusiva a la literatura en 1992. Ese año publicó su primera novela, 'El príncipe de la niebla', con la que consiguió el premio Edebé. Después publicó otras novelas juveniles como 'El palacio de medianoche', 'Luces de septiembre' y 'Marina'. A mediados de los 90 se mudó a Los Ángeles, ciudad donde estableció su residencia habitual.

El boom internacional le llegó en 2001 con 'La sombra del viento', que como casi todas sus novelas es un híbrido entre la tragedia, la sátira, la intriga, la comedia de costumbres y la novela de amor. De la mano de Daniel Sampere y del misterioso Julián Carax, lectores de todo el mundo pudieron recorrer las callejuelas del barrio Gótico de Barcelona, la plaça Reial o adentrarse en la librería de la calle Canuda.

"Cada libro, cada tomo que ves, tiene alma. El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron y vivieron y soñaron con él", escribió Ruiz Zafón en 'La sombra del viento', que con más de diez millones de ejemplares vendidos en todo el mundo se convirtió en la puerta de entrada a la lectura para una alud de lectores no habituales.

Su segunda novela para adultos, 'El juego del ángel', salió en 2008 y fue de nuevo un éxito rotundo, a la que siguió en 2011 'El prisionero del cielo'. Las obras incrementaron más si cabe la popularidad de Ruiz Zafón, del que se ha dicho que es el autor en español más leído después de Miguel de Cervantes.

En una entrevista publicada en El Periódico definió la Barcelona que tanto ha descrito en sus novelas como una creación literaria.

“Esta Barcelona es una creación literaria, es un personaje, hay una puesta de escena, una estilización, creamos un mundo que no es el mundo real. No falseo cosas que son fundamentales, pero utilizar una tienda que aún no estaba abierta en un momento determinado, adelantar la apertura de una estación de metro, amalgamar cosas, como poner una librería en una tienda de guantes... ¡Tampoco existe el Cementerio de los libros olvidados!”, confesaba tras publicar ‘El laberinto de los espíritus', 15 años después de haber escrito ‘La Sombra del Viento’.