El abogado de los deudos de la matanza de Aguas Blancas, José Sánchez Sánchez murió esta mañana por un cáncer de vejiga diagnosticado desde el año pasado.

Durante sus actividades como defensor jurídico de los deudos de la masacre, Sánchez Sánchez buscó que el gobierno indemnizara a las viuda y huérfanos; así como el castigo a los responsables del crimen.

Como abogado, también defendió a presos políticos de la OCCSS, y además fue vicepresidente del Colegio de Abogados Penalistas del Estado de Guerrero.

José Sánchez, quien estuvo hospitalizado en el hospital Vicente Guerrero de Acapulco pasó sus últimos días con su familia, en la colonia Bocamar.

La masacre de Aguas Blancas fue un crimen cometido por la policía de Guerrero en el vado de Aguas Blancas, municipio de Coyuca de Benítez, región de la Costa Grande.

En este lugar, el 28 de junio de 1995, agentes del agrupamiento motorizado de la policía guerrerense dispararon en contra de un grupo de miembros de la Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS) que se dirigían a un mitin político que demandaba la liberación de Gilberto Romero Vázquez desaparecido un mes anterior y nunca más visto, en la población de Atoyac de Álvarez, lo que resultó en 17 campesinos muertos y 21 heridos.