México.-El joven Alixon Pizani, de 16 años, falleció tras resultar herido con arma de fuego en una de las protestas antigubernamentales que se registraron anoche en Caracas, informó este miércoles el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS).

“Condenamos el asesinato del joven Alixon Pizani (16) por herida de arma de fuego durante una manifestación en Catia, Caracas”, indicó la organización no gubernamental en la red social Twitter.

Según el OVCS, solo en la capital venezolana se registraron anoche 63 manifestaciones en contra del Gobierno de Nicolás Maduro en distintos puntos de la ciudad, algunas de las cuales se extendieron hasta la madrugada.

Hasta ahora las autoridades no han ofrecido información sobre fallecidos o heridos en las protestas.

Cientos de caraqueños han protestado durante dos noches consecutivas en el marco del llamado de la oposición a no reconocer la legitimidad del jefe del Estado, a quien consideran un “usurpador” tras haber obtenido su reelección en unos comicios tildados de fraudulentos y no reconocidos por numerosos países.

Según medios locales e internautas, las manifestaciones también se han registrado en los estados Guárico (centro), Bolívar (sur), Mérida, Táchira (oeste), Sucre, Anzoátegui (este), Carabobo, Aragua (norte), Miranda y Vargas, cercanos a Caracas.

Pizani es el primer fallecido confirmado por alguna ONG desde que iniciaron estas manifestaciones, que se han dado a conocer principalmente a través de las redes sociales, en las que circulan numerosas fotografías y vídeos sobre las refriegas.

Las movilizaciones del antichavismo están lideradas por la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), de contundente mayoría opositora, que se ha comprometido en crear las condiciones para que haya un “gobierno de transición” y “elecciones libres”, aunque hasta ahora no explica una fórmula clara para lograr estos objetivos.

El presidente del Legislativo, el opositor Juan Guaidó, indicó en Twitter que hoy “las miradas del mundo estarán” sobre Venezuela, y reiteró su llamado a las Fuerzas Armadas para que respalde la “ruta” con la que esperan poner fin a la llamada revolución bolivariana, en el poder desde 1999.