México,RT.- El expresidente del Real Madrid Lorenzo Sanz falleció este sábado a los 76 años tras permanecer ingresado desde el pasado martes en la UCI del hospital Fundación Jiménez Díaz de Madrid infectado de coronavirus.

Sanz fue el máximo dirigente del club blanco entre 1995 y 2000. Después de ser directivo los diez años anteriores durante el mandato de Ramón Mendoza, accedió a la presidencia en noviembre de 1995.

La cosecha de dos orejonas en tres años no fue, sin embargo, colchón suficiente para prolongar su periodo una legislatura más y Florentino Pérez le arrebató el triunfo en las elecciones de 2000.

Llegó al sillón de mando del Bernabéu en medio de una temporada desastrosa para el primer equipo, fuera finalmente de Europa. Ese verano acometió una revolución absoluta del vestuario. Llegaron Mijatovic, Suker, Seedorf, Illgner, Roberto Carlos, Panucci, y todos ellos bajo la dirección en el banquillo del italiano Fabio Capello.

Los mayores éxitos de su mandato llegaron en Europa. Dos años después de recuperar el trono continental, el Madrid volvió a levantar en 2000 otra Champions, ya con la dirección técnica de Vicente del Bosque, que había llegado al banquillo en medio de otro curso tormentoso.

Desbancado en las urnas por Florentino Pérez en 2000, se volvió a presentar a las elecciones dos veces más: en 2004, derrotado de nuevo por el actual presidente blanco; y en 2006, en unos turbulentos comicios que terminaron judicializados debido al voto por correo y con Ramón Calderón como vencedor. En ambas ocasiones, el apoyo cosechado fue muy pobre.

Las raíces de Lorenzo Sanz en el Real Madrid fueron más allá de su figura. Sus tres hijos varones estuvieron también vinculados al club. El primogénito, Lorenzo, perteneció dos temporadas al conjunto de baloncesto y luego fue otras dos el máximo responsable en los despachos de la sección. Paco formó parte de la cantera y llegó a ser convocado con el primer equipo para partidos amistosos. Y Fernando jugó cuatro años en el Madrid y, posteriormente, siete en el Málaga. Otra de sus hijas, María Luz Malula, se casó con el defensa blanco Míchel Salgado.

Fuera del deporte, en su vida empresarial también se vio envuelto en varios problemas judiciales. Fue imputado por estafas inmobiliarias y en casos de contrabando de obras de arte. En 2008, la Audiencia Provincial de Madrid lo condenó a tres años de cárcel y una multa de 1,2 millones por fraude en sus declaraciones a Hacienda.

Se adhiere a los criterios de