Uno de los detenidos esta mañana por el asesinato de David Urquizo Molina murió en las instalaciones del hospital general de Chilpancingo, debido a sus heridas, informaron fuentes policiacas.

Se trata de uno de los tres heridos tras el dispositivo de captura realizado por policías ministeriales, la mañana de este jueves, en un negocio de grúas al norte de Chilpancingo justo en a la altura del crucero de Chichihualco sobre la autopista del Sol.

Presuntamente, ahí se habían refugiado los atacantes del comandante regional de la zona Centro de Guerrero, David Urquizo Molina, quien fue interceptado alrededor de las 09:00 horas, afuera de su domicilio, por un grupo de civiles fuertemente armados.

A la altura de la calle Ayutla, el comando armado interceptó a David Urquizo y, luego de descender de al menos dos unidades, abrieron fuego en contra del comandante, quien de inmediato respondió a la agresión con las armas de fuego que portaba.

En paredes, ventanas y carros estacionados alrededor del lugar del enfrentamiento, quedaron marcas de los impactos de armas de fuego a raíz del intercambio de balas entre los atacantes y David Urquizo.

La confrontación terminó alrededor de las 09.15 de la mañana y en el lugar de los hechos encontraron casquillos de armas de grueso calibre y el cuerpo sin vida del comandante quien estaba rodeado de familiares.

El dispositivo y posterior enfrentamiento

Posteriormente, elementos del Grupo Táctico Antisecuestros de la Fiscalía General del Estado (FGE), se enfrentaron con más de una docena de civiles armados que se refugiaban en un negocio de grúas ubicado sobre el carril norte-sur de la autopista del Sol, a la altura del crucero al municipio de Leonardo Bravo, donde los agentes oficiales fueron recibidos a tiros.

Ante esto, los policías ministeriales respondieron a la agresión y solicitaron apoyo de la corporación pues, en el momento, desconocían cuántas personas armadas había en total.

Decenas de elementos ministeriales habían llegado en apoyo y, tras media hora de enfrentamiento, los policías lograron detener  el ataque del grupo armado en plena autopista del Sol.

El saldo del enfrentamiento fue de tres civiles muertos y al menos siete detenidos, tres de ellos en estado de gravedad por las lesiones de armas de fuego. Según un boletín del gobierno del estado "se detuvo a seis personas, mientras que otras tres resultaron heridas y tres perdieron la vida".

Cabe destacar que, en el lugar, peritos del Ministerio Público levantaron tres armas largas y una corta las cuales presuntamente fueron usadas para atacar a los policías. Asimismo, se confiscaron dos vehículos.

Estas armas, según los primeros reportes periciales, son del mismo calibre que usaron para asesinar una hora atrás al comandante regional, Jesús David Urquizo Molina.

Los detenidos fueron llevados a las autoridades de justicia en tanto que los heridos los trasladaron a distintos hospitales, para luego ser procesados conforme a la ley.

Los antecedentes

Cabe destacar que Jesús David Urquizo, fue uno de los principales señalados por el violento desalojo en la autopista del Sol en 2011, que arrojó un saldo de dos normalistas asesinados.

En aquella ocasión, el comandante -según el movimiento normalista- fue el encargado de “plantar” bombas molotov y armas de fuego en los autobuses en los que se trasladaban los estudiantes de Ayotzinapa.

Luego de dichos sucesos violentos, el comandante contaba con medidas cautelares.

De igual manera, Urquizo tuvo a su cargo algunos de los delitos más sentidos en Chilpancingo, como el caso del asesinato del diputado Armando Chavarría Barrera.

Entre los hechos más recientes, se encuentran dos atentados en contra del ex comandante regional. En ambos casos logró salir ileso de ataques armados en su contra.

La semana pasada, Jesús David fue quien estuvo a cargo de la detención del líder de la Coordinadora Estatal de Transportistas Independientes del Estado de Guerrero (CETIG), Juan Mendoza Tapia y, posteriormente, aparecieron un par de pancartas en puentes de Chilpancingo donde presuntos miembros de esa organización de transportistas, amenazaban al comandante con asesinarlo por “traidor”.

Tras los hechos de esta mañana, el cuerpo del ahora occiso fue llevado, fuera de todo protocolo, por elementos de la Policía Ministerial a bordo de una patrulla, y sin esperar a que hiciera acto de presencia el personal del SEMEFO.