México, AFP.-Cuatro manifestantes murieron por disparos de la policía cuando se manifestaban frente al consulado iraní en Kerbala, en el sur de Irak, donde este lunes siguen las movilizaciones contra el gobierno.

Los manifestantes intentaron incendiar la representación diplomática de Irán –país vecino y apoyo del gobierno de Irak– en Kerbala, una ciudad santa chiita que cada año visitan millones de peregrinos iraníes.

Además desplegaron banderas iraquíes en el muro del complejo consular y escribieron: "Kerbala libre, Irán fuera".

Las fuerzas de seguridad respondieron con ráfagas de bala que dejaron cuatro muertos, según responsables médicos de esa ciudad, situada a unos 100 km de Bagdad.

"Quieren matarnos, no dispersarnos, no disparan al aire", dijo a la AFP un manifestante, que afirma que las fuerzas de seguridad "protegen el consulado de un país extranjero mientras nosotros solo pedimos que nuestro país sea libre, sin que ningún otro país lo dirija".

Los manifestantes acusan a Irán de estar detrás del actual sistema político en Irak, que consideran corrupto e incompetente.

En nombre del pueblo

Desde hace algunos días la cólera de los manifestantes que reclaman "la caída del régimen" se concentra contra Irán, una de las dos potencias con influencia en Irak, junto a Estados Unidos.

Desde que empezaron las protestas hace un mes, el general Qasem Soleimani, comandante de las operaciones exteriores del ejército ideológico de Irán, visitó varias veces Irak.

En Bagdad y en el sur del país la mayoría de escuelas están cerradas.

En Diwaniya, a 200 km de la capital, los manifestantes colgaron grandes banderolas en los edificios públicos de la ciudad con el lema: "Cerrado en nombre del pueblo".

En Najaf, la otra ciudad santa chiita del país, una banderola similar apareció en la entrada del Consejo Provincial, indicaron periodistas de la AFP.

Las protestas empezaron el 1 de octubre y han estado marcadas por la violencia que dejó 257 muertos, según cifras oficiales.

Tras una pausa, las manifestaciones se reanudaron el 24 de octubre, ahora organizadas por estudiantes y sindicatos, y las protestas se centran ahora en ocupar plazas en un ambiente más festivo.

Desobediencia civil

En otros lugares del país se multiplican actos de desobediencia civil y varios sindicatos declararon una huelga general.

La carretera que lleva al puerto de Um Qasr (sur), vital para las importaciones de alimentos, está cortada con bloques de cemento donde está escrito: "Cerrado por orden del pueblo".

En el puerto, decenas de barcos volvieron a irse sin haber podido dejar sus cargas, indicó a la AFP una fuente portuaria.

En Amara (sur), los manifestantes bloquean dos campos petroleros gestionados por compañías chinas, el de Halfaya, el más grande del país, y el de Buzurgan.

La producción de petróleo (Irak es el segundo productor de la OPEP) no fue interrumpida, pero varios empleados explicaron a la AFP que no pueden acceder a las instalaciones.

En Samawa, las carreteras principales y los puentes estaban cortados y en Al Hilla y Nassiriya (sur) casi todas las instituciones públicas estaban cerradas, indicaron periodistas de la AFP.

Las autoridades decretaron el toque de queda nocturno en Bagdad, pero que tuvo el efecto de aumentar el número de manifestantes en la plaza Tahrir.