Al menos 60 personas murieron y decenas más resultaron por los bombardeos y los combates registrado hoy en esta capital y la sureña yemenita ciudad de Aden, pese a la tregua humanitaria impulsada por las Naciones Unidas (ONU), que sigue vigente.

Fuentes de seguridad informaron que al menos 25 personas murieron y otras 50 resultaron heridas por un bombardeo de la coalición árabe contra presuntos objetivos de la milicia chiíta houthi, que controla esta capital y amplias zonas del sur y norte de Yemen.

El bombardeo se registró en el distrito de Sa'awan de Saná, que fue cerrado para permitir el acceso de ambulancias y equipos de

paramédicos para rescatar a los heridos, según reporte de la agencia informativa yemenita Saba, que está en poder de los rebeldes houthi.

“La agresión tiránica de Arabia Saudita siguen violando la tregua, que se supone sigue vigente, bombardeando campamentos en Saná, además de realizar constantes sobrevuelos”, destacó el reporte informativo.

Una coalición de nueve naciones árabes, al mando de Arabia Saudita, lanzó el pasado 26 de marzo una campaña militar contra posiciones rebeldes houthi, con el fin de restaurar al presidente Abdo Rabo Mansur Hadi en el poder y regresar la calma al país.

La República de Yemen ha permanecido sumergida en el caos desde septiembre pasado, cuando rebeldes houthi invadieron Saná, obligando al presidente Hadi a refugiarse en Aden, a fines de marzo pasado, cuando ante el avance rebelde huyó a Arabia Saudita, donde aún sigue.

Al menos 35 personas más perdieron la vida este lunes en una serie de combates entre soldados yemenitas y los rebeldes, que son respaldados por tropas leales al depuesto presidente Ali Abdullah Saleh, cerca de Aden.

Las muertes se produjeron a pesar de una tregua humanitaria temporal mediada por las Naciones Unidas (ONU), que comenzó el primer minuto de sábado pasado y estaría vigente hasta el próximo viernes 17 de julio, cuando termina el mes sagrado del Ramadán.

El cese al fuego estaba destinada a permitir que personal de agencias humanitarias llevarán alimentos y suministros médicos a unos 21 millones de habitantes que se estima son afectados por el conflicto, aunque en muchas zonas ha sido imposibles por los ataques y combates.

Ante esta situación el Comité Supremo Revolucionario, jefatura de la milicia rebelde, emitió este lunes un comunicado en el que llamó a los yemenitas opositores en el extranjeros mantener una vigilia frente a las oficinas de la ONU para portestar contra la agresión árabe.

En la declaración, el Comité condenó “brutal agresión” e “injusto asedio” que lleva a cabo Arabia Saudita contra el pueblo yemenita.

Notimex