México.-Ocho recién nacidos fallecieron la madrugada de este martes durante un incendio en el hospital materno infantil de la ciudad de Al Ued, en el noreste de Argelia, al parecer originado por un corto circuito, informaron autoridades de Protección Civil del país norafricano.

Los bebés perdieron la vida por quemaduras o inhalación de humo, mientras otras 76 personas pudieron ser rescatadas, entre ellas 11 recién nacidos, 37 mujeres y 28 empleados del nosocomio ubicado en la localidad de Oued Souf, el mismo que en 2018 sufrió otro incendio con graves daños en gran parte del hospital.

El incendio comenzó alrededor de las 04:00 horas locales (03:00 GMT) debido a un cortocircuito que podría haber sido provocado por un aparato anti-mosquitos, según el ministro argelino de Sanidad, Mohamed Miraoui, aunque aún no está confirmado.

El fiscal del tribunal de Oued Souf se desplazó al hospital materno infantil para conocer de cerca la situación y ordenó la apertura de una investigación urgente para determinas las causas exactas del incendio, reportó la agencia argelina de noticias APS.

“Acompañado por la policía judicial y el patólogo forense de la policía médica, el fiscal se trasladó al lugar de los hechos para hacer el informe necesario, ordenó una autopsia para determinar las causas de las muertes y el inicio de investigaciones para definir las responsabilidades, agregó APS.

Van 41 muertos por incendio en hospital de Corea del Sur

El pasado mes de enero, al menos 41 personas murieron y más de 70 resultaron heridas como consecuencia de un incendio en un hospital en la ciudad surcoreana de Miryang, autoridades locales.

Los bomberos tardaron una hora y cuarenta minutos en apagar el fuego, que tuvo lugar cuando aproximadamente un centenar de personas se encontraban en el hospital, según dijeron fuentes de las autoridades locales a la agencia surcoreana Yonhap.

Las llamas se habrían originado hacia las 7:30 hora local en la sala de emergencias del primer piso del edificio principal del Hospital Sejong, ubicado en la citada localidad, que se encuentra a unos 280 kilómetros al sudeste de Seúl.

Unas 52 personas, en su mayoría pacientes que se encontraban en el hospital en el momento del accidente, fueron trasladados a cuatro centros médicos cercanos.

Cerca de un centenar de personas que se encontraban asimismo internados en una residencia de ancianos adyacente al hospital lograron escapar de las llamas o fueron evacuados.