#Creativos

Muerte de Frida ocurrió el mismo día que aniversario 25 con Diego

Cuando Frida murió se cumplían 25 años de su unión con Diego, 25 años de una pasión donde hubo el equilibrio entre la conmiseración y la crueldad, la honradez y la mistificación.

Por Redacción, 2018-07-13 12:05

México.-El cielo estuvo de luto el 14 de julio de 1954. La lluvia cayó todo el día sobre la Ciudad de México, anunciando la muerte de Frida Kahlo.

Con un traje de tehuana que en vida lució con orgullo y la mano diestra sobre el pecho, la artista fue introducida al horno crematorio, para así convertirse en cenizas.

Corridos y canciones revolucionarias como “La Internacional” sonaron mientras las cenizas ardieron ante los ojos de sus amigos, como David Alfaro Siqueiros; gente de la política, como Lázaro Cárdenas; y por su puesto su esposo, Diego Rivera.

En 1953, un año antes de la muerte de la artista, se realizó la única exposición individual de Frida Kahlo dentro de México.

La muestra se celebró en la Galería de Arte Contemporáneo de Ciudad de México. Por ese año, la salud de Frida estaba muy deteriorada, sus médicos le prohibieron terminantemente concurrir a dicha exposición.

Su espíritu rebelde la hizo desobedecer y llegar en una ambulancia acostada en una cama de hospital, la cual fue ubicada en el centro de la galería, donde Frida Kahlo parece presentía el fatal hecho que ocurriría un año después, pues se dice celebró como nunca: cantó, bebió y hasta contó chistes.

Los siguientes meses la artista sufrió la amputación de su pierna debido a una infección de gangrena, provocando una gran depresión con varios intentos de suicidio.

Cartas y poemas sobre el dolor que sentía se encontraron en sus diarios.

El sufrimiento continuó tras ser internada dos veces: la primera, el 9 de abril de 1954, fue por causas desconocidas, aunque algunos afirman que fue un intento de suicidio y otros por su mala salud; la segunda, el 6 de mayo, a causa de una aguja que se le clavó en los glúteos.

El malestar se recrudeció y sus médicos de cabecera pensaron enviarla a Varsovia, con el fin de someterla a un tratamiento que tal vez la aliviaría.

Los pasajes y papeles estaban listos. Sólo se esperaba una ligera mejoría para que soportara el viaje, mas su cuerpo no soporto más y murió el 13 de julio de 1954, a sus 47 años de edad.

La causa de su muerte fue oficialmente una “embolia pulmonar”. Hubo sospecha de que hubiese sido suicidio, pero nunca se pudo confirmar.

La última entrada de su diario dice: ”Espero alegre la salida y espero no volver jamás” – Frida.

A las 19 horas, el cuerpo de Kahlo fue trasladado al vestíbulo del Palacio de Bellas Artes, donde se instaló una capilla. Las guardias duraron toda la noche y parte de la mañana del 14 de julio.

En las guardias estuvo presente el entonces director del Palacio de Bellas, Andrés Iduarte, quien fue destituido de su cargo al permitir que el féretro estuviera cubierto con la bandera roja de la U.R.S.S., ostentando en su parte medio el emblema de la hoz y el martillo.

Poco después de las 9 de la noche se presentó en la capilla el general Lázaro Cárdenas y demás gente de la comunidad cultural.

El ex Presidente de la República permaneció unos cinco minutos al lado del cadáver. Fue atendido por el pintor Diego Rivera y ambos ocuparon dos asientos de los que fueron colocados al lado del vestíbulo para los visitantes.

Por la noche, ya gran parte del recinto se hallaba cubierto de coronas y ofrendas florales enviadas por los parientes, amigos y admiradores de Frida.

Cortinas negras cubrían las paredes, columnas y barandales de escalinatas.

Miembros del Partido Comunista acudieron a rendir el homenaje a la artista. Como eran muchas las personas, se colocaban de tiempo en tiempo en largas filas a ambos lados del ataúd gris adornado con rosas rojas. En su parte posterior tenía abierta una ventanilla por la que podía verse la cara de Kahlo.

Vicente Lombardo Toledano dirigió a Rivera el siguiente mensaje: “Deseo expresarle mi sincero pesar por el fallecimiento de su esposa Frida Kahlo cuyo gran sentido humano, cuyo trabajo artístico son justamente apreciados por nuestro pueblo”.

Enrique Ramírez y Ramírez, Secretario General del Partido Popular, dijo: “Dirección P.P. manifiesta a Ud. su condolencia por la muerte de la gran artista mexicana Frida Kahlo. Lo acompañamos en su pena”.

En la cobertura del deceso se narró el momento cuando la cremaron en el Panteón Civil.

La caravana fúnebre la encabezaron el viudo, el muralista Diego Rivera, acompañado por el ex Presidente de la República Mexicana Lázaro Cárdenas, el ingeniero César Martino y Andrés Iduarte, director del INBA.

Cuando el cadáver de la artista fue sacado de su féretro para depositarlo en la parrilla de cremación, Andrés Iduarte leyó una oración.

A las 12 horas el féretro con los restos fue sacado del vestíbulo de Palacio de Bellas Artes para ser llevado al Panteón Civil, donde se realizó su última voluntad, la incineración.

A las 14 horas, las cadenas de la parrilla crematoria chirriaron para introducir el cuerpo hacia la hoguera. Todos los presentes se retiraron por órdenes del cremador; pero antes hablaron Andrés Iduarte, Carlos Pellicer, Adelina Zendejas y Juan Pablo Haiz, quienes exaltaron los valores artísticos y morales de Kahlo.

En el libro “Frida Kahlo: una vida abierta”, Raquel Tibol narra que al salir el 14 de julio de 1954 del crematorio del cementerio civil de la Ciudad de México, los presentes, dirigidos por Concha Michel, entonaban “La Internacional”, un himno del proletariado, canciones revolucionarias y corridos.

Dos horas bastaron para que este fuera totalmente incinerado recogiéndose las cenizas en una redoma de barro oaxaqueño con forma de sapo, en referencia y admiración a la cultura mexicana y de su amor hacia Diego Rivera.

Las cenizas fueron entregadas por la administración del cementerio a Diego Rivera, terminándose así el acto. Actualmente esta urna y las cenizas descansan en La Casa Azul, la cual fue convertida en museo en 1958, cuatro años después de la muerte de la pintora.

En noviembre de 1955, Carlos Pellicer describió así la casona: “Pintada de azul, por fuera y por dentro, parece alojar un poco de cielo. Es la casa típica de la tranquilidad pueblerina donde la buena mesa y el buen sueño le dan a uno la energía suficiente para vivir sin mayores sobresaltos y pacíficamente morir…”.
Cuando Frida murió se cumplían 25 años de su unión con Diego, 25 años de una pasión donde hubo el equilibrio entre la conmiseración y la crueldad, la honradez y la mistificación.

Rivera, ya sin la compañía de su compañera y esposa, declaró que el día más trágico de su vida fue cuando murió Frida. Muy tarde se dio cuenta que la parte más maravillosa de su existencia había sido su amor para ella; fue a la mujer que más amó y era a quien relacionaba con todo lo bello.

#Creativos

Bellas Artes rinde homenaje a Fernando del Paso| VIDEO

Las cenizas del escritor fueron trasladadas al palacio para realizar el homenaje al que asistieron familia, amigos y autoridades del sector cultural; este es el segundo homenaje que se rinde al poeta.

Por Redacción, 2018-11-16 14:45

México.-El día de hoy, el Palacio de Bellas Artes es sede del homenaje que organizó la Secretaría de Cultura federal al fallecido novelista y dramaturgo Fernando del Paso.

#HomenajeNacional La secretaria de cultura Ma. Cristina Cepeda y la directora del Instituto Nacional de Bellas Artes Lidia Camacho rinden homenaje al gran escritor Fernando del Paso (1935 – 2018) en el Palacio de Bellas Artes #PBA#LiteraturaINBA

Posted by Instituto Nacional de Bellas Artes on Friday, November 16, 2018

Las cenizas del escritor fueron trasladadas al palacio para realizar el homenaje donde familia, amigos y autoridades del sector cultural asistieron para rendir la guardia de honor a Fernando del Paso.

En su participación, la titular de la Secretaría de Cultura, María Cristina García Cepeda, mencionó que Del Paso siempre escribió sobre las pasiones más profundas del ser humano.

Este es el segundo homenaje que se rinde al poeta, el primero fue el día de ayer en el Paraninfo de la Universidad de Guadalajara. En ambos la sala se llenó de asistentes que de pie aplaudieron al maestro.

#Creativos

Los mejores poemas de Ida Vitale, premio Cervantes 2018

Lee aquí sus poemas.

Por Redacción, 2018-11-15 13:23

México.-La poeta uruguaya Ida Vitale (Montevideo, 1923) ha sido galardonada con el Premio Cervantes 2018, como han anunciado el jurado y el ministro de Cultura, José Guirao, este jueves.

El reconocimiento otorgado por el Gobierno, el máximo reconocimiento a los escritores en lengua castellana, se entrega desde 1976 y está dotado con 125.000 euros. En su fallo, el jurado ha destacado a la escritora “por su lenguaje, uno de los más destacados y reconocidos de la poesía hodierna en español, que es al mismo tiempo intelectual y popular, universal y personal, transparente y honda”.

La escritora, alaban, se ha convertido “desde hace un tiempo en un referente fundamental para poetas de todas las generaciones y en todos los rincones del español”. El texto del jurado acaba reconociendo “una trayectoria poética e intelectual (crítica y traductora) de primer orden”.

El Cervantes solo ha sido concedido a una mujer en cuatro ocasiones anteriores: María Zambrano (1988), Dulce María Loynaz (1992, Ana María Matute (2010), y la mexicana Elena Poniatowska (2013). Este año ha sido el primero en que los premios nacionales de cultura otorgador por el Gobierno, entre los que se encuentra este galardón, son otorgados a más creadoras que creadores.

El jurado se ha saltado en esta 43ª edición la norma no escrita por la que alterna desde 1996 autores españoles y latinoamericanos. Tras el reconocimiento al nicaragüense Serio Ramírez el pasado año, el mundo de la cultura esperaba a un autor español, por lo que la decisión de señalar a Vitale ha sido quizás una de las más sorprendentes de los últimos años.

A sus 95 años, la uruguaya vive un renacimiento: este mismo año le había llegado el Premio de la Feria del Libro de Guadalajara, que se celebra a finales de este mes, y antes había recibido el Premio García Lorca de Poesía en 2016, el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2015, el Premio Internacional Alfonso Reyes en 2014 y el Premio Internacional Octavio Paz de Poesía y Ensayo (compartido con Ramón Xirau) en 2009.

“A muchos les debe parecer la mía una edad límite”, ha declarado con anterioridad la escritora, última superviviente de la fértil Generación del 45, integrada por autores uruguayos como Mario Benedetti, Idea Vilariño o Juan Carlos Onetti (este último, algo más mayor que el resto de componentes).

Su poesía versa sobre sobre el compromiso moral, porque cree que la poesía social es propaganda, algo comercial para llegar a la gente. A continuación una selección de diez de sus mejores poemas. El primero, Gotas, fue el que leyó el ministro José Guirao antes incluso de anunciar el nombre de la ganadora del máximo reconocimiento literario de las letras catellanas.

Gotas

¿Se hieren y se funden?

Acaban de dejar de ser la lluvia.

Traviesas en recreo,

gatitos de un reino transparente,

corren libres por vidrios y barandas,

umbrales de su limbo,

se siguen, se persiguen,

quizá van, de soledad a bodas,

a fundirse y amarse.

Trasueñan otra muerte.

Aclimatación

Primero te retraes,

te agostas,

pierdes alma en lo seco,

en lo que no comprendes,

intentas llegar al agua de la vida,

alumbrar una membrana mínima,

una hoja pequeña.

No soñar flores.

El aire te sofoca.

Sientes la arena

reinar en la mañana,

morir lo verde,

subir árido oro.

Pero, aún sin ella saberlo,

desde algún borde

una voz compadece, te moja

breve, dichosamente,

como cuando rozas

una rama de pino baja

ya concluida la lluvia.

Fortuna

Por años, disfrutar del error

y de su enmienda,

haber podido hablar, caminar libre,

no existir mutilada,

no entrar o sí en iglesias,

leer, oír la música querida,

ser en la noche un ser como en el día.

No ser casada en un negocio,

medida en cabras,

sufrir gobierno de parientes

o legal lapidación.

No desfilar ya nunca

y no admitir palabras

que pongan en la sangre

limaduras de hierro.

Descubrir por ti misma

otro ser no previsto

en el puente de la mirada.

Ser humano y mujer, ni más ni menos.

Verano

Todo es azul,

lo que no es verde

y arde,

I.N.R.I.

—igne natura renovatur integra—

en este aceite grave del verano;

cae el que pesa el vuelo de los pájaros

y blasfema del pájaro sin vuelo,

cae la excrecencia verbal =

la agorería = el trofeo,

la joya sobre la vieja piel de siempre.

Quien se sienta a la orilla de las cosas

resplandece de cosas sin orillas.

Invierno

Como las gotas en el vidrio,

como las gotas de la lluvia

en una tarde somnolienta,

exactamente iguales,

superficiales,

ávidas todas,

breves,

se hieren y se funden,

tan, tan breves

que no podrían dar cabida al miedo,

que el espanto no debiera hacer huella

en nosotros.

Después, ya muertos, rodaremos,

redondos y olvidados.

Residua

Corta la vida o larga, todo

lo que vivimos se reduce

a un gris residuo en la memoria.

De los antiguos viajes quedan

las enigmáticas monedas

que pretenden valores falsos.

De la memoria sólo sube

un vago polvo y un perfume.

¿Acaso sea la poesía?

Penitencia

¿Mirar atrás será pasar

a ser de sal precaria estatua,

un perecer petrificado

preso en sí mismo, parte

del roto encanto de un paisaje

cuya música no logro más oír?

¿Debo matar lo que miré,

el mito que minuciosa

pliego y despliego,

grava para mi paso solo?

¿Ciega borrar lugares,

playas, vientos, el tiempo?

Sobre todas las cosas,

anular horas que se han vuelto inútiles

como lluvia que cae

sobre el mar implacable,

como mis propios pasos

si no son penitencia.

Exilios

Están aquí y allá: de paso,

en ningún lado.

Cada horizonte: donde un ascua atrae.

Podrían ir hacia cualquier fisura.

No hay brújula ni voces.

Cruzan desiertos que el bravo sol

o que la helada queman

y campos infinitos sin el límite

que los vuelve reales,

que los haría de solidez y pasto.

La mirada se acuesta como un perro,

sin siquiera el recurso de mover una cola.

La mirada se acuesta o retrocede,

se pulveriza por el aire

si nadie la devuelve.

No regresa a la sangre ni alcanza

a quien debiera.

Se disuelve, tan solo.

#Creativos

Poeta uruguaya Ida Vitale es galardonada con Premio Cervantes 2018

La hoy galardonada vivió de 1974 a 1984 en México, donde fue invitada por Octavio Paz como asesora editorial de la revista Vuelta.

Por Redacción, 2018-11-15 11:16

Madrid, (Notimex).- La poeta uruguaya Ida Vitale resultó ganadora del Premio Cervantes 2018, de acuerdo con el fallo del jurado hecho público hoy por el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao.

Recientemente, la poeta, de 94 años, fue reconocida con el premio de la Feria del Libro de Guadalajara 2018, “por su capacidad inextinguible de revelarnos el mundo a través de su poesía”, galardón que le será entregado el próximo 24 de noviembre.

La hoy galardonada vivió de 1974 a 1984 en México, donde fue invitada por Octavio Paz como asesora editorial de la revista Vuelta.

Desempeñó una importante labor docente en varias universidades, fue fundadora del periódico Uno más uno y traductora en el Fondo de Cultura Económica.

Mediante la concesión de este Premio, dotado con 125 mil euros, se rinde anualmente público testimonio de admiración a la figura de un escritor que, con el conjunto de su obra, haya contribuido a enriquecer el legado literario hispánico.