México.- De enero a septiembre del 2019, 45 mujeres han sido aprehendidas en México. De ellas, 31,1% fue fueron arrestadas por delitos contra la salud; específicamente por posesión de droga; así lo indican cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) consultadas por Milenio.

Según la organización EQUIS Justicia para las Mujeres, estos casos han ido en aumento en los últimos años. Del 2014 al 2016 las detenciones por este delito del fuero común se duplicaron: pasaron de ser 940 a 1.910. También a nivel federal hubo incremento de este tipo de crímenes. En 2014 por posesión de drogas ingresaron a la cárcel 1.073 mujeres, mientras que en 2016 fueron 1.169.

Una de las razones por las que este crimen podría ir en aumento, es que desde 2010 los carteles han utilizado a mujeres, principalmente migrantes de Colombia, Estados Unidos, Honduras, El Salvador y Venezuela, para trasladar droga en territorio mexicano, argumenta la organización EQUIS.

En octubre de este año, El Universal reveló denuncias realizadas por mujeres que fueron recluidas y utilizadas para traficar drogas. Las víctimas dijeron que al llegar a México son reclutadas por el crimen organizado. Les ofrecen trabajo de escorts, pero después las violentan y obligan a realizar otro tipo de trabajos sexuales. También las presionan para que distribuyan drogas; en el caso de la Ciudad de México, en las colonias Condesa, Roma y Polanco.

En 2018 EQUIS documentó que de todas las mujeres encarceladas por delitos contra la salud, 68 fueron extranjeras. Provenían de distintas partes del mundo 34% eran de Estados Unidos, 32% de Colombia, 7% de Honduras, 6% de El Salvador, 5% de Venezuela, 5% de Perú, 4 Guatemala y 7% de otros países. De ellas, 41,1% fueron reportadas por autoridades federales y 58,9% por locales.

La mayoría de las detenciones de mujeres provenientes del extranjero se realizaron en estados considerados parte de la ruta del trasiego de drogas y que están cerca de los sitios de donde son originarias.

En el caso de las oriundas de Estados Unidos, fueron detenidas en entidades de la parte norte del país: Baja California, Chihuahua, Nuevo León y Sonora. Mientras que migrantes de Colombia fueron arrestadas en la Ciudad de México y Quintana Roo.

También se tiene registro de mujeres indígenas detenidas por posesión de drogas. En Chihuahua hay 61, 48 de ellas están relacionadas a delitos del fuero federal y 13 al fuero común. En Chiapas y Oaxaca hubo cinco en cada uno. Mientras que en la Ciudad de México y Sonora se detuvo a una.