México.- El crimen organizado ha enrolado también a mujeres. Ya no es extraño ver niños y mujeres integrando algunos de los cárteles más peligrosos de México y aunque en diversas organizaciones criminales las mujeres juegan un papel primordial como es el caso de 'La familia Michoacana' esto tiende a ser la excepción y no la regla.

Sin embargo, hace unos días, las fotografías que compartió la Fiscalía de Guanajuato de un grupo de supuestos sicarios deja ver a tres mujeres jóvenes entre los miembros del Cártel de Jalisco Nueva Generación. A este grupo delictivo se les atribuyen cargos de homicidio en la ciudad de Salamanca, Irapuato y Silao del estado de Guanajuato.

Aunque no se sabe cómo es que estas jóvenes llegaron a integrarse en las filas del cártel, se tiene registro de que en las zonas ocupadas por el crimen organizado, incrementan los delitos cometidos contra las mujeres como homicidio, extorsión, intimidación, violencia sexual y secuestro.

Del análisis de datos de violencia contra menores, REDIM comparó los números de niñas y mujeres adolescentes víctimas en los primeros trimestres de los años más violentos, 2018, 2019 y 2015, en los que resultaron 54, 51 y 47 niñas y jovencitas asesinadas, respectivamente.

Día con día, las autoridades de México combaten al crimen organizado para evitar que sigan incrementando los índices de violencia en el país.

Sin embargo, las organizaciones delictivas desarrollan estrategias para seguir cometiendo los hechos que causan pánico en la población.

Lamentablemente, los cárteles de droga reclutan a niños y niñas para que ellos participen en los crímenes.

Prueba de esto es lo que sucedió hace unos días en Guanajuato, donde las autoridades detuvieron a un grupo señalado por cometer homicidios en la región.

De acuerdo con información publicada en BBC, los cárteles de droga integran menores de edad a sus filas porque en México, antes de los 14 años las personas no son legalmente responsables de sus delitos y a los 18 años cumplen sentencias mínimas.

Las niñas y adolescentes también son utilizados como halcones, quienes se encargan de vigilar y alertar a los capos sobre operativos o movimientos de los cárteles rivales.