México.- El asesinato y calcinamiento de 10 músicos ayer en Chilapa de Álvarez enluta a Guerrero y lo colocan de nueva cuenta en el ojo internacional por hechos de violencia, dijo el obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza.

Vía telefónica, el prelado pidió a la Fiscalía General del Estado (FGE) “entrar fuertemente a las investigaciones” para dar con los responsables y no sólo responsabilizar “a ciertas personas” de lo sucedido.

“Desgraciadamente es un hecho que entristece la situación del municipio y de Guerrero estos asesinatos que no se pueden frenar. Ya llevaba casi un año tranquilo tanto la ciudad de Chilapa como el municipio pero de nuevo surgen estos asesinatos, a como dé lugar tenemos que frenar esos detalles”, comentó.

Rangel Mendoza sostuvo que lo más importante es que la Fiscalía “entre fuertemente a investigar” por qué asesinaron y calcinaron a los músicos, y buscar a los responsables, “pero que realmente sean los responsables porque yo tengo la experiencia acá de Chilapa que a veces suceden hechos e inmediatamente se la cargan (culpan) a ciertas personas, por eso valdría la pena que hagan una fuerte investigación”.

El obispo pidió a la Guardia Nacional y el Ejército que volteen a ver a Chilapa de Álvarez para regresar la tranquilidad, y recordó que desde hace casi un año no se registraba  hechos de violencia.

Rangel Mendoza aseguro que sigue contribuyendo para pacificar Guerrero “pero a veces hay mucha distancia entre el gobierno y uno”.

De acuerdo con las autoridades la camioneta con los 10 cuerpos calcinados fue localizado ayer en el camino Mexcalzingo-Tlayelpa, municipio de Chilapa de Álvarez.